jueves, 1 de septiembre de 2005

Un PP coherente

No me parece en absoluto coherente con el respeto al mantenimiento del actual Estado de las Autonomías el que el PP entre en el juego de los Estatutos, como es el caso del de Valencia.
Si quieren tener autoridad moral y aglutinar a los que no están por aventuras y desean dar por finalizada la construcción del Estado, deberían negarse a cualquier cambio Estatutario. No es aceptable que lo acepten en donde creen que pueden controlarlo y se nieguen en donde el control está en manos nacionalista. Coherencia.
Parece que el PP de Alicante tiene claro el tema y los zaplanistas también pero se echa de menos una instrucción clara desde la dirección del partido. Rajoy estaría moralmente inhabilitado para intentar frenar los intentos secesionistas a través de los estatutos puesto que se utilizaría mediáticamente lo que seguro llamarían dos varas de medir.
Mejor negarse absolutamente a jugar con los pilares del Estado y, por supuesto, a tocar la Constitución, hasta conseguir que la ley electoral refleje mejor los votos de los españoles y que las minorías no tengan aritméticamente un poder que no les corresponde democráticamente.
Terminemos el edificio antes de empezar a reformarlo n o vaya a ser que nos quede hecho una birria o se desmorone antes de acabarlo.