jueves, 29 de noviembre de 2007

La bien "pagá"

Se compra la continuidad de la Ministra de Fomento.

Ya no sólo se destina nuestro dinero a comprar votos, sino hasta a comprar el "honor" de alguna política que ya es paradigma de la incompetencia. Con el apoyo de dos tránsfugas, a pesar de la promesa de Zapatero de que no iba a aprovechar jamás los votos de tránsfugas políticos, y con 10 millones de euros que han comprado los votos del BNG, se ha superado por la mínima la reprobación del Parlamento contra la Ministra.

Mientras los catalanes de Barcelona siguen padeciendo las penurias de las comunicaciones de cercanías por culpa de la incompetencia de esta Ministra, los diputados socialistas catalanes votaban a favor de la permanencia de dicha incompetente. Ya lo dijo el Presidente socialista de la Generalidad Catalana: lo hacen por solidaridad. Pero equivocan su solidaridad cuando ésta se dirige hacia una política y no hacia los ciudadanos que padecen sus dislates y errores.

Pero en el colmo de la desfachatez, ya otros miembros del gobierno excusan los errores aduciendo que quien hace muchas cosas es más lógico que se equivoque. Pues no, en absoluto, no si se cobra por hacer dichas cosas. La obligación de un servidor público es hacer lo que se le encomienda con corrección, y no intentar hacer muchas cosas para que un porcentaje de ellas se hagan mal. Si no se es capaz de atender correctamente a tantas cosas, que haga sólo las que puede hacer bien; y si son insuficientes, que dimita o que le cesen. ¿Desde cuando es excusa para un gestor el gestionar mal porque gestiona mucho?