sábado, 17 de noviembre de 2007

Los Payasos de la tele.

Zascandil se burla de los barceloneses y sus problemas con las Cercanías.

Sucedió el jueves por la noche en el programa de Buenafuente en La Sexta. Andreu Buenafuente, inició la entrevista simulando llegar tarde a Moncloa. Mientras, Zapatero le esperaba sentado en un sofá mirando una y otra vez el reloj. Cuando finalmente llega Buenafuente y se disculpa, el presidente le contesta "imagino que venías en Cercanías". Risas enlatadas celebraban el chiste. En sus casas, a los ciudadanos que están tardando hasta cuatro horas en llegar a sus trabajos y se tienen que levantar dos horas antes, a lo mejor no les hacía tanta gracia.

Al presidente le han llovido las críticas por prestarse a semejante broma con la que está cayendo en las infraestructuras de Cataluña que están haciendo la vida insoportable a sus habitantes. Desde ERC se ha calificado su actitud de "frívola" e "impresentable", mientras que el PP catalán cree que es un "desprecio" a los usuarios. Esto sucede el mismo día en el que el Parlamento catalán, en un gesto sin precedentes, ha pedido la destitución de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, por la crisis de Cercanías en Barcelona, y lo ha hecho con el apoyo de todos los grupos parlamentarios excepto el socialista, que por primera vez se ha quedado solo esta legislatura. Es la primera vez que la cámara catalana aprueba pedir la destitución de un ministro.

El Gobierno ya ha respondido a esta petición por boca de la vicepresidenta De la Vega. Las decisiones del Parlamento de Cataluña no afectan al Gobierno de España y, por tanto, éste no va a atender el requerimiento de la institución catalana de destituir a la ministra de Fomento, Magdalena Alvarez. Esto, parece que el Gobierno lo dice en serio.

Tras el cachondeo, Zapatero habló en serio del AVE en el programa de Buenafuente. Dijo que “después de lo que ha pasado en la obra de Hospitalet, es más importante que llegue bien y yo creo que va a llegar en un tiempo razonable. Seguramente más tarde de lo que hubiéramos deseado, pero antes de lo que algunos imaginan".

Dijo que los ciudadanos que están padeciendo un "momento complicado como consecuencia de los trastornos en cercanías que estamos viviendo, un proceso de transformación muy importante en las infraestructuras. Los problemas que tenemos no son por no hacer, no son problemas por no invertir, son problemas como consecuencia de una importantísima acción inversora y de una obra que va a cambiar el transporte ferroviario para los ciudadanos de Cataluña". Olvidando su gracieta del principio, dijo que "sé que esto es difícil ahora de verlo porque la gente ve lo que padece en este momento, pero si pudiéramos proyectar un poco hacia el futuro, anticiparnos hacia el futuro, va a merecer la pena incluso después de tantas dificultades que son culpa lógicamente y responsabilidad nuestra, como yo he expresado en muchas ocasiones".