sábado, 17 de noviembre de 2007

¿Mártir o excusa?


Al grito de "contra el fascismo" se reúnen los peores fascistas.

Lo verdaderamente increíble es que se intente convertir en un mártir al delincuente juvenil de extrema izquierda que murió asesinado. Era tan fascista como el que lo mató y muy posiblemente, capaz de hacer lo mismo. Ambos, bajo la excusa de una ideología política que no hace más que esconder su condición de delincuentes macarras. El que lo hayan asesinado vilmente, no le convierte en mejor persona.

Pero a la vista de lo que acontece tal parece que interesaba muchísimo una víctima para resucitar el fantasma de la extrema derecha para que los descerebrados puedan esgrimirlo contra los que no les gustan. Al grito de antifascismo responden gentes bastante peores que los propios fascistas. No hay más que recordar que Stalin se declaraba antifascista. ¡Y es el mayor asesino y genocida del siglo XX!