domingo, 11 de noviembre de 2007

Protagonismo Real

No es bueno tanto protagonismo del Rey

"La Monarquía está adquiriendo en los últimos tiempos, y por razones diversas, un protagonismo que no facilita la imprescindible labor de moderación que tiene asignada en el sistema constitucional, y que a la vista del grado de crispación que ha alcanzado la vida política en España es más necesaria que nunca. A los partidos les corresponde la mayor responsabilidad para facilitar el regreso del sosiego a las instituciones, incluida la jefatura del Estado. La proximidad de las elecciones exige en determinados ámbitos mayores dosis de sentido institucional y no de confrontación. Es una ensoñación creer que los resultados de marzo serán capaces de reparar por sí solos el insensato deterioro que se está produciendo en los órganos decisivos para el funcionamiento del Estado. La figura del Rey no debería estar por más tiempo en el primer plano político. "
(Editorial de El País)


Cierto. Y cuando el Rey tiene que intervenir tanto, es porque el Estado tiene alguna carencia o porque alguna de sus Instituciones no hace sus deberes correctamente. El Rey tiene que suplir las carencias de un Gobierno que hace dejación de funciones, y actuar de árbitro ante tanta crispación social y política.

El problema es que quienes azuzan el enfrentamiento y la crispación, utilizan la táctica leninista de acusar al contrario de hacer lo que ellos mismos hacen; y cuentan para ello con una tremenda y mayoritaria artillería mediática. Y cuando se quedan sin argumentos, rematan su seguimiento literal de las consignas leninistas intentando descalificar al contrario tan sólo calificándolo de facha. Así nos luce el pelo...