jueves, 8 de noviembre de 2007

¿Quienes insultan?

Tremenda campaña contra la libertad de expresión.

La II República cayó fundamentalmente porque ya apenas quedaban demócratas en ella. Asusta comprobar la cantidad de falsos demócratas que existen hoy tanto en la clase política como entre los periodistas al decantarse masivamente por la imposición de la censura y la mordaza a quienes opinan de forma políticamente incorrecta. Sin comprobar previamente si es cierto o no lo que dicen o si sus opiniones son constitutivas de delito, claman por su expulsión de los medios.

Se les acusa masivamente de insultar, pero lo cierto es que a la vista de lo que se publica y dice, son ellos los insultados. La fiscal llorona, por ejemplo, habla de insultos de unos periodistas a los que ella insulta -Son habladores o "plumillas de estómago agradecido",.. repugnante, nauseabundo y mezquino-, en TVE, Calleja dice a Isabel San Sebastián que "engorda a ETA" y no se retracta, los calificativos hacia Losantos pasan por llamarle desde cojo -lo es como consecuencia de un atentado terrorista- de forma peyorativa a fascista o nazi, y así hasta el infinito.

Si Gabilondo, por ejemplo, se queja de que "todos los días al menos tres veces" le increpan por lo de los terroristas suicidas, no es culpa de la COPE sino suya -aunque ahora culpe a una colaboradora del programa- por haber estado aireando dicha noticia falsa y alentando la creencia de que el atentado fue en venganza por la participación en la guerra de Irak. Si desde la COPE se dice que la SER borró la fonoteca de esos aciagos tres días posteriores al 11M, lo que le cabría hacer es demostrar lo contrario, no ponerse a acusar al mensajero.

Pero todo este ruido responde a una estrategia muy clara: la de la cortina de humo sobre el significado de la sentencia. La sentencia ha echado por tierra todas las afirmaciones de los medios afines al PSOE y a la versión oficial de la fiscalía. Toda la campaña sobre la autoría de Al Qaeda y de la guerra de Irak como motivación de la masacre se ha quedado en nada. Los cerebros, inductores, financieros y organizadores del atentado no han sido establecidos y los que la fiscalía consideraba como tales han sido absueltos.

Hasta en el sumario del juez del Olmo se habla de la intencionalidad política del atentado para cambiar el rumbo político del país. Pero muchos de estos perros ladradores siguen con sus tesis como si no hubiese ya una sentencia que las demiente. Por ello necesitan hablar de otra cosa. Y si es a gritos, mejor.