lunes, 19 de noviembre de 2007

Zp quiere que la ETA entre en campaña a su favor.

La ayuda de ETA a Zapatero.

Aunque el discurso del presidente del Gobierno respecto a ETA se modificó tras la ruptura del alto el fuego de la banda, es muy posible que eso sea lo único que haya cambiado en la actitud de Zapatero. Según un informe policial enviado a la Comisaría General de Información al que ha tenido acceso EL MUNDO, dirigentes del Partido Socialista de Euskadi han continuado sus contactos con ETA tras la ruptura de la tregua, y en concreto han mantenido una reunión en una localidad de la frontera alemana y austriaca durante la semana del 15 al 21 de octubre con miembros de la banda.

Tanto o más grave que la reunión en sí es el supuesto sentido -siempre según el documento confidencial- del encuentro, pues en él se planteó que la banda terrorista pudiera ayudar al PSOE a ganar las elecciones de marzo con un «gesto» en fechas próximas a los comicios, pues «necesita un interlocutor dispuesto a ceder en parte a sus pretensiones».

Si eso fuera así, la denuncia que recientemente hacía el eurodiputado del PP Mayor Oreja en nuestras páginas, en referencia a que una victoria de Zapatero supondría un «segundo tiempo» en la negociación con ETA, se quedaría corta, pues una reunión de tal cariz indicaría no sólo que ese «segundo tiempo» ya está en marcha sino, lo que es peor, que el PSOE podría estar alimentándolo con la esperanza de que ese «gesto» de ETA le diera un impulso en las urnas. Semejante apaño, aunque se hiciera con las mejores intenciones, sería, además de escandaloso, indigno de un partido que forma parte de un Estado de Derecho.

Precisamente anteayer, Zapatero afirmaba ante el Comité Federal del PSOE que la misma determinación que dedicó al «final dialogado» de ETA la dedica ahora a «combatir la amenaza terrorista». ¿Es la determinación la que se mantiene, o más bien la estrategia y la táctica?

El Mundo

No sé si es la única vez que ZP ha contado con la ayuda de la banda para ganar unas elecciones, pero ya sólo esta información, de confirmarse, sería suficiente para una acusación de Alta Traición y Lesa Patria.

De no desmentirse enfáticamente y demostrarse falso el susodicho informe policial, cualquier voto al PSOE tendría el mismo valor y legitimidad que los votos recibidos por el Führer, y estaría incurriendo en colaboración con banda armada, o casi.