martes, 25 de diciembre de 2007

Reacciones al discurso del Rey en Nochebuena.

Los representantes de los dos grandes partidos se apuntan al "yo ya lo dije".

Según López Garrido, la Jefatura del Estado, o sea el Rey, es una institución "muy relevante en nuestro país". Mira que hace falta ser chorra para soltar semejante perogrullada; es tan relevante como cualquier otra, pero además es la que las representa a todas. Pero lo siguiente tiene más enjundia, eso de que "ha sido, y seguirá siendo, esencial para la democracia avanzada que es la España constitucional" ya suena a resultado de un exceso de ingesta alcohólica en la comida. Si el otro día le dió por cantar, hoy le ha dado por desparramar. Una democracia no necesita apellidos, y cuando se le apellida es siempre para disfrazar de democracia lo que no lo es. Recordemos la República "democrática" Alemana con su muro de Berlín o la muy democrática República "Democrática" del Congo, o la homónima de Laos, o la República Popular Democrática de Corea, por citar algunas "democracias" con apellidos, sin olvidar la "Democracia" Orgánica franquista. A una democracia le sobran los apellidos, pero un comunista chaquetero qué sabrá de democracia. O es democracia o no lo es, pero lo de "avanzada" más bien parece sonar a va a ser que no.

Lo que dijo a continuación, refiriéndose a la exigencia de unidad contra el terrorismo que hizo el Rey, sobre que el PSOE está siempre "propugnando" y "trabajando para lograr una unidad" sobre el terrorismo es sencillamente mentira. No es consenso en absoluto lo que deja fuera a la mitad de los votantes y al partido político alternativa de gobierno, en absoluto. Antes hubo un consenso, pues el ochenta y tantos por ciento de los votantes, representados por sus opciones políticas,estaban en un acuerdo y en un consenso antiterrorista. Ahora ese consenso no llega al 55 % de los votantes por mucho que se hable de"todos" los partidos menos el PP. Resulta que ese "menos" se refiere ala mitad se los votantes por lo menos. No parece que eso sea un esfuerzo cuando está claro que no se quiere volver al acuerdo que ya había.

Por otra parte, el PP, tampoco se ha quedado manco a la hora de decir sandeces como cuando Elorriaga va y dice que el texto constitucional es "la búsqueda permanente de los consensos entre todos los españoles, la garantía de la igualdad y de la cohesión entre todos", y que eso es lo que ha permitido a España "progresar y llegar a ser la nación próspera y de libertad" que ahora es. Primero porque no es cierto, no al menos mientras en una parte de España haya gente que no puede ejercer su libertad bajo riesgo de su vida. No mientras tengan que ir con escoltas a todas partes.

Y tampoco es cierto lo del tan manido consenso. Una vez que la ley está aprobada, una vez que la Constitución entró en vigor, lo importante es cumplirla y hacer que se cumpla, no los consensos. Y para eso es una ley, para garantizar que todo pueda funcionar aunque no haya consensos. Tanto criticar el "buenismo" de Zapatero y ahora vienen ellos conque poco menos que las leyes son para ángeles que consensúan todo, y no para hombres que precisan de leyes precisamente porque el consenso no es lo habitual.

En fin, todos intentando arrimar el ascua a su sardina para decir poco menos que "ellos ya decían" lo que dijo el Rey en su discurso. Al igual que después de una consulta electoral cuando todos repiten que han ganado.

Pero ninguno ha recordado unas de las palabras más importantes de las que el Rey pronunció en Nochebuena cuando dijo que la lucha contra el terrorismo "es un deber frente a las víctimas y sus familias, a quienes nos debemos". Eso, curiosamente, no ha sido mencionado por ninguno de los dos grandes partidos.