martes, 8 de enero de 2008

El "Papa" Blanco (bis)

¿Quiere Pepiño Blanco ser Papa en lugar del Papa?

Tal parece a la vista de que desde su doctísima formación "cristiana" le pretende dar lecciones de lo que es la familia cristiana. Este pobre ignorante, de haber nacido dos mil años atrás, hubiera intentado explicarle a Cristo como tenía que ponerse en la Cruz, pues parece que de cristianismo sabe más que él.

No le gusta a Blanco el concepto de familia cristiana, o al menos pretende cambiar lo que significa. Ya han intentado cambiar el significado de la palabra matrimonio y hasta han eliminado del Código Civil los conceptos de padre y madre, en un evidente disparate legal absolutamente contrario al Derecho Natural, al sentido común, y hasta a la propia Naturaleza. Ahora, eso sí: muy legal pues se aprobó en el Parlamento.

Habría que recordarle a este jumento gallego que también se aprobó en el Parlamento el Pacto Antiterrorista y se lo han pasado por el forro. Y también se aprobó en el Parlamento las negociaciones con ETA. Del Parlamento emanan las leyes, pero no es garantía de que sean justas. Ni siquiera de que sean lógicas. Y el mayor disparate fue el no haber hecho una ley específica para las uniones homosexuales, quedando reducido el Código Civil en ese aspecto al único en el mundo que no regula el matrimonio, o sea la unión de hombre y mujer capaz de generar descendencia, y lo iguala a cualquier unión de "compis" con diversas finalidades.

Pero hay que atacar a la Iglesia, es de manual del buen marxista, y ya se sabe que desde que Zapatero se autodefinió como rojo, el marxismo vuelve a estar presente en el PSOE por mucho que oficialmente se apeara de los estatutos en 1979. Y el marxismo va a por los curas, va a acabar con la religión, "el opio del pueblo" y a sustituirlo por otro opio mucho más rentable para los políticos que lo propugnan: su ideología, que no es tal, y por ello la sustituyen por el culto al líder. Y ahí tenemos el asunto de "con Z de Zapatero", como si sin él el mundo no pudiera funcionar ni el PSOE existir.

El problema es que en este país en donde la formación ha llegado a niveles ínfimos, cada vez hay menos gente con capacidad crítica y se tragan lo que les echen a poco que amenacen con el "¡que viene la derecha!", por lo que ya se ve como utilizan lo de "extrema derecha" y "fascista" hacia todo lo que no está de acuerdo con sus planteamientos. Hasta el punto de negar el derecho a expresar opinión si ésta es contraria al Gobierno. Tal que "Fidelitos", imitando a su ídolo Castro y a su amigo el gorila Venezolano.

Blanco haría bien, en vez de aconsejar a los Obispos que se lean el Evangelio (que ya manda cojones el asunto), en intentar estudiar a ver si pasa de primero de Derecho, o al menos a ver si aprende lo que significa Democracia. A lo mejor se entera de que el pueblo es todo el mundo, no sólo sus acólitos.