jueves, 14 de febrero de 2008

Cambiando el significado de las palabras

Zapatero, después de ser pillado en un renuncio con Gabilondo, cambia el significado de las palabras para excusar lo que dijo.

"Lo que nos conviene es que haya tensión... a partir de este fin de semana yo voy a dramatizar" (Zapatero a micrófono cerrado)

Ahora dice -y Chaves también- que tensionar no es enfrentar, no es crispar, no. Estos ahora pretenden también dar clases de linguística a la Real Academia de la Lengua, pues ésta define tensionar como: "Estado de oposición u hostilidad latente entre personas o grupos humanos, como naciones, clases, razas, etc". Y luego acusan a otros de crispar el ambiente y de tensionarlo. Es la hipocresía elevada a la máxima potencia.

Cuando después añadió, también a micrófono cerrado, que luego es momento de dramatizar, imagino que se referiría a poner en la tele una serie dramática ¿no? ¡Menuda cara dura tiene este elemento! ¡Y menudo sinvergüenza está hecho Gabilondo diciendo ahora que no recuerda que Zapatero dijera lo que dijo! Supongo que tampoco recordará que se llama Iñaki, o sea Ignacio; a lo mejor ahora se llama Pepiño Two.

Este elemento que dice hoy en Onda Cero que la "tensión" electoral se consigue "movilizando y explicando a los ciudadanos qué está en juego el día 9" y no con crispación, considerando que "el único que han crispado aquí durante cuatro años ha sido el PP", es uno de los mayores mentirosos que ha padecido la política española, y desde luego el mayor mentiroso entre todos los que han presidido el Gobierno. Tanto, que lo hace con la mayor naturalidad. Dice una cosa y luego explica que eso significa otra; que los demás somos tontos por entender lo que dice y no lo que quiere decir, o lo que desde ese momento y por obra y gracia de la propaganda, lo que ha dicho significa; anulando el significado que dichas palabras tenían hasta que él las pronuncia.

Si ya es grave que un Presidente mienta, lo es aún más que incumpla su mandato y en vez de procurar concordia y paz social pretenda crear tensión.

He aquí algunos ejemplos de lo que significaba tensión para Zapatero hasta hoy.

  • 3 de marzo de 2007: "Si reprimiendo una mala palabra, si aguantándome un desahogo contribuyo a evitar TENSIÓN, habrá merecido la pena".
  • 24 de junio de 2007: "Hay que trabajar por una España muy diferente a la que se quiere dibujar con las trazas del ruido y la TENSIÓN".
  • 7 de agosto de 2007: "Se debe abrir una nueva etapa en la que se dé por acabado el tiempo de la crispación y de la TENSIÓN".
  • 23 de octubre de 2007: "Lo deseable los próximos años es que haya menor TENSIÓN política"

En absoluto parece que la palabra tensión significara para el Presidente lo que ahora dice que significa cuando se le ha pillado in fraganti.