viernes, 8 de febrero de 2008

El cuento chapucero.

Las actividades de ANV y PCTV suspendidas por tres años.

El juez Garzón ha suspendido las actividades de dichos partidos por su relación con ETA, pero no los ilegaliza ni impide que sus miembros sigan como diputados regionales, alcaldes, concejales y diversos puestos en las instituciones, así como no impide que a "título personal" puedan seguir en política. Digo yo que si tienen relación con ETA lo tienen a título personal, no a título "espiritual colectivo transustancial". Son las personas de esos partidos las que apoyan a ETA o las que tienen relación con los terroristas, por lo que en buena lógica no se les puede condenar solo colectivamente y no hacerlo a nivel individual. Si se ha demostrado que tienen relación con ETA lo lógico, al margen de la cuestión penal, es que se les retire el derecho a la participación política y a desempeñar cargo público alguno.

Lo contrario es decir dos cosas al tiempo, lo que me hace sospechar que el asunto no es más que una apariencia de cara a las generales para disimular las negociaciones que, sin duda, se siguen manteniendo al nivel que sea, y que ya han dicho que mantendrán por mucho que luego reculen y rectifiquen. Por eso se sienten aludidos por las recomendaciones de la Conferencia Episcopal.

O sea que como son ETA, se les suspende tres años pero sus componentes pueden seguir cobrando de todos nosotros y usando los presupuestos para financiar a los etarras. Y si quieren se pueden volver a presentar a las elecciones, pero eso sí, a "título personal", y da igual los bombazos que ponga ETA y ellos aplaudan. Sería de cachondeo si no fuera tan triste.