miércoles, 27 de febrero de 2008

En campaña.

Crónicas electorales.

Zapatero reincide en demostrar su ignorancia en materia económica. Después de lo de la "recesión económica mundial", ahora va y suelta -en la entrevista de Antena 3- que el Euríbor lo fija el Banco Central Europeo.

Pues mira tú que no. No es el Banco Central Europeo el que fija el Euríbor sino que el valor del citado índice lo calcula la Federación Bancaria Europea, mediante la media de los precios de los 64 principales bancos europeos. Este tipo de interés se aplica a las operaciones entre bancos de Europa partiendo de los precios de oferta de los préstamos que se hacen entre sí las 64 principales entidades crediticias europeas. Es decir, el porcentaje que paga como tasa un banco cuando otro le deja dinero.

De hecho, el Euribor no es un solo tipo, sino un conjunto de ellos. Las entidades financieras usan diferentes tipos de interés según el plazo al que se prestan dinero. Por tanto se puede hablar de Euribor a una semana, a un mes o a un año. El Euribor a un año es el que se usa normalmente como referencia para las hipotecas.

El Consejo Superior del Poder Judicial paralizado por la ausencia de los magistrados "progresistas" que supeditan la Justicia a la política.

(Agencias) El plante de siete vocales pertenecientes a la denominada "minoría progresista" del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) durante el Pleno celebrado este miércoles impidió la aprobación de medidas dirigidas a lograr el cumplimiento de la Ley de Banderas en los edificios judiciales del País Vasco. Los vocales que se ausentaron adujeron que el actual momento electoral no es el más adecuado para adoptar acuerdos al respecto, ya que pueden ser objeto de interpretaciones partidistas.

O sea: la Justicia al servicio de las coyunturas políticas. ¿Alguien dudaba de que el Poder Judicial está sometido a los intereses políticos y que por tanto la Justicia también? No es justicia la que se aplica o deja de aplicar por cuestiones ajenas a ella, como lo son las circunstancias políticas. Si queremos democracia, el órgano supremo del Poder Judicial debe de ser absolutamente independiente de los partidos políticos y ser elegido por los jueces. Es una herencia socialista -de Felipe González- que el PP no corrigió cuando pudo hacerlo, y ahora tenemos lo que tenemos. Los unos por los otros y la casa sin barrer.

La mujer del Ministro de Justicia, Bermejo, tiene más derechos que el resto y se salta a la torera lo que las demás no pueden. Está de baja desde hace un mes y medio, pero anda de viaje por ahí acompañando a su marido en sus bailes electorales.

Pues eso, ella de baja cobrando del dinero de todos, pero no para curarse estando en reposo o en casita, no. Ella se va de viaje a acompañar al Ministro ¡de Justicia! en sus bailes electorales. Al resto de personas que están de baja, si se les pilla de "recreo" se les abre un expediente que puede llegar hasta el despido, al margen de lo que la Seguridad Social le reclame en su momento. ¡Muy justo, sí señor!

El Ministerio de la Vivienda maquilla los precios de la vivienda por intereses electorales.

Más de lo mismo. Ya lo hicieron cuando accedieron al gobierno al cambiar los baremos para computar el precio medio de la vivienda, con lo que hicieron creer a la peña que la vivienda no subía tanto con ellos. Excluyeron las viviendas más caras y así consiguieron que el precio medio de la vivienda bajara un 10% al menos, pero sin que el precio hubiera cambiado lo más mínimo. También lo hicieron y lo hacen con el paro, e incluso con el IPC.

A De la Vega la abuchean en Valencia y el PP le muestra su solidaridad.

Sin comentarios. Aunque el hecho de que los que la abuchearon lo hicieran tan ordenadamente y de lejos, así como lo que dicen que eran -independentistas valencianos, ¡huy qué miedo!-, más suena a montaje que a otra cosa. Pero ahí está la solidaridad del PP en contraposición con la actuación del PSOE cuando los agredidos han sido del PP.

Extremistas nacionalistas de izquierda sabotean el autobús de la plataforma gallega de apoyo a la lengua española.

Pues muy democrático, ¿verdad?.

En breve, más.