viernes, 8 de febrero de 2008

Zapatero no se arrepiente.

Zapatero dice que no se arrepiente de sus insulto a EEUU al no saludar su bandera hace cinco años.

Dice que fue una respuesta a la inclusión por sorpresa, en el desfile, de los países que invadieron Irak, y que eso no se debió hacer con un asunto que dividía a los españoles.

Nueva muestra de la capacidad de mentir de Zapatero. Al excusar su insulto a los EEUU este pobre demuestra además su nulo nivel intelectual y el porqué de las tensiones y divisiones en la sociedad española, enfrentada precisamente por su obstinación en asuntos que dividen. ¿Así que no se levantó porque la guerra de Irak dividía a los españoles? ¿Y porqué no siguió sentado en otros asuntos que nos dividen cada vez más y que él solito se ha empeñado en remover?

Los países que desfilaron, hubiesen o no invadido Irak, son nuestros aliados y desfilaron por ese motivo, no por haber invadido Irak; déjese de falacias demagógicas y no nos tome por tontos. La cortedad de este hombre y su sectarismo al actuar sin sentido de la medida y sin capacidad de medir las consecuencias, lo hace aún más peligroso que sus propias intenciones.