miércoles, 17 de septiembre de 2008

Goebbels Blanco.

El número dos del PSOE lleva la mentira al paroxismo con tal de desviar la atención hacia el PP.

Ahora le ha dado por repetir hasta la saciedad que Rajoy se tiene que ir por haber dicho lo que él se inventa que ha dicho y nada tiene que ver con la realidad. Adopta la postura de protector de los pobres inmigrantes que cobran el paro. Y presenta a Rajoy como a alguien que ha dicho que no deben cobrarlo. Si Rajoy se tuviera que ir, espero que no sea porque lo diga este elemento, pues tan sólo eso ya sería motivo para no dejarlo ir. De tener que irse ya surgirían motivos por otras cuestiones, pero no por las mentiras de Blanco.

Es la mentira llevada hasta el máximo, hasta límites cercanos a la esquizofrenia paranoica. Sencillamente, Rajoy no ha dicho eso ni nada que se le parezca. Es un invento de este propagandista profesional especialista en agitación y propaganda, y en crear esa tensión que tanto les conviene según confesión del propio Zapatero a Gabilondo.

Las técnicas de este elemento -que se aprovecha de un suelo recalificado ilícitamente, o de una construcción ilegal, para tener un ático con miras al mar- son puramente goebbelianas. Claro que Goebbels las copió de Stalin, por lo que no dejan de ser técnicas marxistas, y por tanto socialistas. No hay que olvidar que el nazismo era socialista.

Lo que no entiendo es como desde el PP no se lanza de una vez una campaña que aclare las mentiras de Blanco, que ya son demasiadas, y su constante intento de descalificar al PP cuando es obvio que no es el PP quien gobierna. No pretende más que crear cortinas de humo para que no se comente sobre la incompetencia del gobierno y de la sinvergonzonería de socialistas y sindicatos para que no se hable de la nefasta situación económica y financiera. Lo de los sindicatos ya es que no tiene perdón. Lo de Blanco es que ni siquiera debiera necesitarlo; bastaría con evidenciar la falsedad de cuanto dice para que lo que diga no tuviera la más mínima importancia.