lunes, 22 de septiembre de 2008

La ETA asesina en Santoña.

Ahora sí que han matado otra vez estos hijos de puta.

A la tercera va la vencida, por lo visto. Ahora, con su tercer coche bomba en 24 horas, han asesinado al menos a una persona y a otras las han dejado malheridas. Se alojaban o pertenecían al Patronato Militar Virgen del Puerto, una academia de formación de militares. El asesinado era Brigada del Ejército.

Mientras, sus adláteres siguen en las instituciones sin que el Gobierna lo impida, a pesar de que pertenecen a partidos políticos ya declarados ilegales por el Tribunal Supremo por ser parte de ETA. Pero ahí están, y defendidos por el PNV.

¿Con qué cara darán el pésame a los familiares y al conjunto de la familia militar? Me temo que con la cara de siempre, pero ya es momento de decir que basta de tanto cinismo e hipocresía. Ya vale de mirar para otro lado mientras estos verdaderos hijos de puta son apoyados por otros que no les van a la zaga, y quizás aún peores. Peores en tanto mienten y engañan. La ETA no engaña a nadie. Así que los que quieran venir ahora diciendo que hay que condenar con energía el atentado, mejor que vayan explicando qué energía se va a usar para expulsar de las Instituciones que pagamos todos a los hijos de puta de los cómplices de estos asesinos .

Mis vínculos con la familia militar me hacen sentir muy cercano el dolor, pero no lo sería menos si la víctima hubiera pertenecido a otro colectivo. Aunque el que la ETA vuelva a poner en su punto de mira a las Fuerzas Armadas y a las Fuerzas de Seguridad del Estado, no debería dejar de ser objeto de análisis profundo. Y más cuando este atentado se produce contra una academia en donde se forma al personal de tropa, con más de tres años de atiguedad, para superar la oposición de ingreso en la Escala de Suboficiales.