sábado, 20 de septiembre de 2008

La Magdalena llora.

Ahora resulta que la Ministra de Fomento se dice indignada y acusa, a no se sabe quién, de faltar al respeto a las familias de las víctimas.

Pues vaya, resulta que la responsable de lo que está pasando y que crea la zozobra en las familias, se lava las manos y echa las culpas al limonero de la esquina. Se dirige a los que están haciendo esas cosas como si fueran entes de otro planeta, para luego decir que eso no tiene importancia y que lo que interesa es la investigación. En fin, muchas palabras para no decir absolutamente nada pero, eso sí, intentar desligarse hasta de su propio Ministerio con tal de no aceptar responsabilidad alguna.

Lo de esta mujer ya es de record. Es la única persona que desempeñando el Cargo de Ministro ha sufrido recusación por parte del Parlamento y que gracias a unos millones para los grupos nacionalistas consiguió por muy pocos votos no ser recusada por la mayoría. La responsable del caos de transportes de Barcelona, de los socavones en dicha ciudad, de los atrasos de las obras del AVE, del desastre acuífero en el trazado andaluz de un nuevo AVE. La protagonista de los mayores disparates y demostraciones de ineptitud hasta a la hora de expresarse. La que no supo gestionar la huelga salvaje que colapsó el aeropuerto del Prat. Ésa, que es la responsable del caos en que se ha convertido todo lo referente al accidente de Barajas, ahora se indigna y hace responsables poco menos que a los periodistas por publicar lo que les hacen llegar interesadamente organismos dependientes de ella misma.

Desde el principio intentó hacer aparecer como chivo expiatorio a Spanair. Y su empeño no decrece. Cualquier cosa con tal de que no se hable de los fallos de su departamento.

El ruido mediático está servido. Ya no se habla de la inoperancia del Gobierno en cuestiones económicas. No. Ahora se hablará de las filtraciones del ministerio de Fomento y -aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid- de que la Bolsa sube. Y será gracias a Zapatero, por supuesto, pues ya se sabe que cuando Bush hace algo que produce un respiro en España, entonces el responsable es Zapatero, pero si el efecto es negativo, Zapatero no tiene nada que ver y es culpa de Bush.

Como lo de Magdalena. Si el AVE circula es gracias a ella. Y si se caen los túneles, es culpa del terreno o de las empresas adjudicatarias, o incluso del anticiclón de las Azores. Y si se producen filtraciones en ámbitos de su responsabilidad, la culpa es de Popeye. Seguro, ¡que hay que ver que malo es con las familias afectadas! Y no le ha quedado más que ponerse a llorar.., cual Magdalena