domingo, 12 de octubre de 2008

Desfile de modelos.

Desfile de modelos.
Creo que ya he entendido lo que Rajoy quiso decir sobre el coñazo del desfile, aunque seguro que no era esa su intención. A la vista de las tomas del mismo emitidas en directo por TVE, con tanta carita mona, se va entendiendo. Aunque de un modo soez y poco fino, es una definición de en lo que se ha convertido nuestro ejército: en una creciente colección de coñitos y coñazos. Aunque los coñazos no son telegénicos y lo que nos sacan a desfilar es a los coñitos. Y el coñito mayor con chupa progre presidiéndolos. Desde luego, con ese doce por ciento femenino en nuestro ejército -el mayor de los países aliados-, potenciado en las tomas de televisión hasta más de un 70% a la vista de los primeros y medios planos emitidos, tenemos un ejército que debe dar un miedo de cojones a quienes tengan en mente venir a por nosotros.
Puedo imaginarme a los islamitas, ávidos de reconquistar Al Ándalus, frotándose las manos ante la posibilidad de disfrutar de huríes sin necesidad de morir previamente en enfrentamiento con nuestras tropas. Viendo el desfile de hoy, deben de estar deseosos de entrar en combate con ellas.
La ridiculez de la igualdad llega a extremos verdaderamente sangrantes. Los ejércitos son para protegernos a todos, no para proteger el derecho a la igualdad de las mujeres que quieran ser soldados. Yo siempre preferiré que me protejan un par de legionarios como armarios que cuatro monísimas legionarias capaces de ser desarboladas por medio soplamocos de un bragado muchachote con ganas de ganarse el cielo. Sonará a machismo a algunas mentes preclaras de la idiotez, pero es así. Cuando de proteger mi vida y mi hacienda se trata, yo pago la efectividad y el que metan miedo, no la igualdad de quienes está ahí para dar la vida para protegerme.
Ahora, eso sí, queda monísimo en pantalla. Y le doy la razón a Rajoy, al fin de cuentas el desfile ha sido un coñazo en una alto porcentaje, y eso de "¡qué cojones tiene la legión!" debe corregirse y añadir lo de "¡y que buenas están las legionarias!". Así que a la Ministra de Defensa, Carmen Chacón, cuando al finalizar el desfile ha dicho que éste ponía de manifiesto que España tenía un ejército "moderno, innovador y eficaz", se le ha olvidado añadir eso de "y muy igualitario", por no decir lo de "muy femenino".
¡Hala!, y ahora a acusarme de machismo por quienes no se han enterado de que en el género humano hay dos sexos, y por tanto no respetan las peculiaridades de cada uno, que nada tienen que ver con la igualdad como seres humanos. Y por cierto, no veo a estos paladines de la igualdad ni a estas feministas desaforadas pidiendo la eliminación de las pruebas olímpicas por sexos, y la inclusión en todas las pruebas en plano de igualdad. No parece que las mujeres tuvieran mucho que hacer en dichas pruebas si así fuera. Pues lo mismo.
Claro que estas cosas de la defensa las paga papá Estado, y últimamente no está por exigir mucha racionalidad a quienes de él cobran.