martes, 7 de octubre de 2008

Jugando en campos propios.

Teresa Campos pide ayuda al agitador que tenemos por Ministro de Justicia.

Otra vez con lo mismo. Después de la entrevista absolutamente impresentable que Teresa Campos hizo al presidente de la AVT, ahora lleva a su programa al Ministro Bermejo para que salga en su ayuda. No ha tenido empacho siquiera en decirle compugnida lo mucho que la han atacado por la susodicha entrevista a García Casquero. Va y le llora al Ministro con un "me están diciendo de todo", que más parecía una exposición de méritos ante su pagador.

Y el increíble y maniqueo Bermejo -increíble que un personaje de ese sectarismo sea Ministro- va en su ayuda y en ayuda de la teoría oficial: Aquí se sabe todo sobre el 11-M y los culpables están todos en la cárcel. Da lo mismo lo que digan las sentencias, da igual; lo que hay que crear es el sentimiento generalizado de que eso es cierto, así que se repite la mentira con contundencia y ya está.

Después de que se haya sabido que el Gobierno intentó, por medio de un funcionario de la ONU, censurar el discurso del presidente de la asociación de víctimas, ahora volvemos a las mentiras directas. Y a la vista de que el Gobierno hasta fomentó la creación de un fondo en la ONU para las víctimas, y además organizó el que las víctimas hablasen en aquella tribuna, para luego intentar que no dijeran ni una palabra crítica, es para preguntarse qué es lo que tratan de tapar. Además de la sesgada insistencia en repetir que los que dicen que se desconoce la autoría intelectual de la masacre piensan que fue ETA. No es cierto, en absoluto es cierto. Los que hemos leído las sentencias decimos lo que dicen dichas sentencias: que no ha sido AlQaeda y que no se sabe si ETA ha tenido algo que ver. Eso no es decir que ha sido ETA. Aunque con esa cantinela se intente descalificar lo que las víctimas dicen.

Asegurar a estas alturas que lo del 11-M está aclarado, es una mentira y una miserable intentona de tapar algo. No sé qué, pero algo, pues es insistir en un hecho que puede comprobarse que es falso. Y nadie dice que haya sido ETA -al menos no las víctimas-, sino que dicha posibilidad no se investigó ni se juzgó, por lo que no hay sentencia alguna que la niegue. El que se vuelva a insistir con esta vehemencia en ello, más parece un intento de apuntar en una dirección que despiste. Y a mí ya me hace empezar a convencerme de que ni fue el terrorismo islamista ni tampoco fue ETA. Así que empiezo a mirar hacia los beneficiados por aquella matanza.

En la entrevista, este elemento culpabilizó al PP de que el PCTV exista y esté en las instituciones, diciendo que fue el PP quien legalizó a dicho partido. En su maniqueísmo no dice que cuando se legaliza a un partido hay que basarse en los estatutos de dicho partido, y en este caso, en que las personas que lo compongan no sean de la cuerda de ETA. Y así se hizo. Fue después cuando se tuvo constancia y pruebas de que incumplían sus estatutos y de que eran proetarras disfrazados. Omite además que fue el PP el primero que insistió a impedir que dicho partido se presentase a las elecciones y que fue el PSOE quien no quiso impedirlo. Y llega a poner como excusa de que el Gobierno no instara antes la ilegalización del PCTV y de ANV el que Estrasburgo enjuicia a las Instituciones españolas y por ello hay que ser cuidadoso. Increíble aceptación de que somos un régimen tutelado y vigilado desde el exterior.

Y todo para justificar lo injustificable, pues insiste en que la legislatura pasada se usó el terrorismo políticamente. ¡Pues claro! Si el Gobierno negociaba con terroristas, si consintió que estuviesen en las instituciones, si negó lo que luego se supo que era cierto, ¿cómo pretende que la oposición política no hablara del asunto? Aunque no sé de que nos vamos a extrañar, ahora pretenden que no hable de economía.

Y para terminar, si él sabe quienes fueron los autores intelectuales de la matanza del 11-M, que lo diga. Y si cree que la sentencia del Supremo lo establece, que señale dónde, porque los que la Fiscalía presentaba como autores intelectuales están en la calle absueltos. Ya vale de repetir mentiras para que se conviertan en verdad. Por mucho que ayuden los voceros amigos, o el ir a jugar a Campos propios.

Pero esto no ha acabado. Este asunto que levanta revuelo será usado una y otra vez para desviar la atención de lo que ahora ocurre. Ya hemos visto como se vuelve a hablar de nuevo incluso de negociar con la ETA. Y esto no es nada para la que nos espera cuando el año próximo tengamos las elecciones vascas y las europeas. Del desastre de su gestión económica no querrán ni oír hablar. Así que ya sabemos.