miércoles, 22 de octubre de 2008

Las bromas de los Primeros Ministros.

Zapatero queda en ridículo tras lanzar un órdago para estar en la cumbre internacional.
Bush se ha negado a que Zapatero esté presente en la cumbre, la pena es que eso deja a España fuera; aunque con lo que iban a aportar estos genios de la economía, mejor evitarnos un nuevo ridículo. Su amigo Sarkozy no ha hecho bien su trabajo para mayor gloria de Zapatero. Y es que éste no sabe entender las bromas. Cuando Sarkozy le hizo creer que sí que iba a estar presente en la cumbre y que era uno de los protagonistas del proceso de refundación del capitalismo, no hizo más que devolverle la broma que Zapatero le dedicó en Nueva York. Ya dije entonces que esta gente no perdona las payasadas.
Así que resulta que la Italia de Berlusconi -a quien según Zapatero hemos sobrepasado- y la Francia de Sarkozy -a quienes vamos a superar en cuatro años-, estarán en la reunión. Y España no. Ese es el peso que tenemos a nivel mundial. Y el que tenemos en Europa no es mayor, tal vez como consecuencia del empeño de Zapatero para devolvernos al corazón de Europa. Cualquier persona normal se pasaría un mes sin salir a la calle después de este espantoso ridículo.
Ya lo hizo ayer en el Parlamento cuando salió corriendo tras el chaparrón que le dedicó Rajoy, quien sorprendentemente pareció que estaba en la oposición. Es cierto, el discurso de Rajoy ayer en el Parlamento fue un muy buen discurso, una excelente intervención parlamentaria y un varapalo de altura a la intención del Gobierno de colar estos Presupuestos. Es una pena que no acompañen luego los hechos. A la hora de la verdad, se queda en nada. Como se va a quedar el PP a este paso. Y si no, no hay más que ver el espectáculo con UPN y la diferencia de criterio cada vez mayor que se está produciendo en las divisiones regionales del PP. Y las llamo divisiones con toda la intención.
Yo no sé con qué cara seguirán los aduladores, entre los que se encuentra de forma destacada su amigo Sebastián, diciendo que Zapatero lideraba el proceso de intervención para superar la crisis financiera. Bueno sí, lo sé: con la misma cara de siempre. Ahora puede que sean capaces de decir que EEUU no quiere arreglar la situación mundial y por eso no cuenta con la tremenda autoridad de Zapatero. Cualquier cosa. ¡Menos mal que a los organizadores de la cumbre se les ha ocurrido decir que España puede enviar sus propuestas para ser estudiadas!
Hoy ha dicho que ayer no salió corriendo del Parlamento a causa del revolcón al que le sometía Rajoy, sino que salió para hablar con Sarkozy. Quería que el Presidente francés, su buen amigo, intercediera para que le invitaran a la cumbre. Se atrevió incluso a confiar en que Sarkozy haría bien su trabajo. Pues sí, lo ha hecho; por eso no nos han invitado a participar. Gracias al bocazas que tenemos por presidente. Pero, eso sí, viajará a ver a Castro, uno de sus ídolos y absoluto líder del mundo mundial.
Esto es para verlo...