jueves, 30 de octubre de 2008

¿Más "progreso"?

Alarmantes síntomas de falta de democracia.
Pepe Blanco, segundo del PSOE, dijo ayer que el mundo no puede desoír los consejos de España en el plano económico, y puso como ejemplo el que nuestro sistema financiero goza de una gran solidez demostrada durante años; esto último en un claro guiño hacia gobiernos anteriores para buscar el apoyo del partido que lo sustentaba. Ahora empezamos a atisbar el porqué parecía así de sólido, pues parece que es precisamente ese sistema quien rige nuestros destinos y la política general de nuestro país. Estos señores financieros, a los que nadie ha elegido, resulta que han sido los que han diseñado el plan de rescate español, el mismo que nos convierte en el único país de nuestro entorno en donde los ciudadanos no sabrán lo que se hace con su dinero. Aquí, las entidades financieras están por encima del bien y del mal. Aquí una hipoteca no se respalda tan sólo con el bien hipotecado, sino con todos los bienes presentes y futuros, más con los avales si los hay. Y a pesar de ello aumenta la morosidad.
Aquí si una entidad financiera usa del dinero de todos para salir de apuros, no sólo no nos enteraremos sino que seguirá repartiendo dividendos y pagando sumas excepcionales a sus directivos como si lo hubieran hecho todo de maravilla. Y ello no es más que una de las muchas cosas que demuestran el ninguneo al que estamos sometidos por el Poder.
Estamos en el único país del mundo en donde hay regiones en las cuales los niños no pueden escolarizarse en el idioma oficial y común a todos los ciudadanos. En el que se usan unas reinventadas lenguas regionales para producir división y pisotear los derechos individuales. Aquí se inventan idiomas periféricos y se imponen hasta con sanciones. En un parlamento regional se llega a expulsar a un diputado de una reunión parlamentaria por usar el nombre de la región en lugar del nombre inventado de la misma y que se quiere imponer. Ha sucedido en Galicia, a la que los nacionalistas paletos quieren llamar por el nombre que se acaban de inventar, Galiza, en vez de por el nombre que histórica y lingüísticamente tiene: Galicia. Así que por llamar Galicia a Galicia, ¡lo expulsan del Parlamento!
Y mientras, en el País Vasco a los padres que piden que sus hijos puedan estudiar en español se les contesta que si quieren eso ¡que se vayan a Logroño! Que digo que era para heber contestado: ¡pues vaya, coño!, ¿porqué no se van los que quieran estudiar en euskera a la puta era?

Estamos ante un país en donde hay regiones en las cuales una de cada tres personas que cobran vive de los impuestos de las otras dos, como es el caso de Cataluña con más de 300.000 funcionarios. En un país en el que, a pesar de la crisis, los políticos derrochan nuestro dinero de forma moralmente delictiva. Eso de que políticos regionales, como el caso de Carod Rovira, cobren más de 21.000 euros en concepto de gastos de transporte cuando gozan de coche oficial, roza lo punible. O el hecho de que una comunidad como Galicia tenga un parque móvil de más de trescientos automóviles de alta gama como coches oficiales de los cargos autonómicos. O que en la antedicha comunidad su presidente añada otro coche oficial, de 480.000 euros, cuando además ya tenía otros dos.
Pero el derroche de nuestros políticos que se lo guisan entre ellos, riéndose de quienes ponemos el dinero para que lo administren, llega a más. Los 9.000 euros del presidente del parlamento catalán destinados a tunear su coche, es otra muestra. Y no vale con pedir perdón ahora y quitarle al coche lo que ya le han puesto y pagado con nuestro dinero, pues además de malversar nuestro dinero, encima nos quieren tomar por tontos. O los dos millones de euros que ha dedicado el presidente de la Junta de Galicia en remozar su despacho, ¡dos millones!

Y no se sonrojan cuando nos aumentan nuestros impuestos con excusas peregrinas, mientras ellos se suben unos sueldos millonarios. El caso del Ayuntamiento de Madrid es sangrante, por mucho que Ana Botella nos intente tomar el pelo diciendo que el que se vuelva a imponer el impuesto de recogidas de basuras -además de obligarnos, bajo amenaza de multas cuantiosas, a hacer el trabajo de selección de basuras para el que ya se paga a empresas encargadas del mismo- queriéndonos convencer de que eso es ayudar a la naturaleza, cuando a quienes ayudamos es obvio que es a ellos. Es increíble como esta mujer le bebe el agua a un político que es paradigma del giro del PP contra todo lo que hizo y representa su marido.
No se le ha visto decir ni media ante el constante atropello que significa que las normativas del Ayuntamiento estén por encima de los jueces y de la propia Constitución. El Ayuntamiento se arroga de forma discrecional el derecho de administrar los derechos de los demás. Tanto te priva del derecho a la propiedad privada mediante el embargo de cuentas bancarias sin orden judicial, como te priva del derecho constitucional de reunión y manifestación. Lo que el Gobierno no puede hacer precisamente por ser inconstitucional, lo hace el Ayuntamiento mediante una simple orden de una junta municipal.
Ahora resulta que la junta de Fuencarral ha prohibido una marcha concentración pro vida y antiaborto, prevista y autorizada, porque dice que la calle es sólo para tránsito de peatones y no es lugar para otras actividades. Manda narices. Eso es lo que le han comunicado de forma verbal a la organización Plataforma por la Vida y la Mujer sobre su intención de manifestarse contra el aborto. La manifestación sigue convocada, y ya tan sólo por hacer valer mis derechos ante estos déspotas, iré aunque llueva y truene.
Así que ya vemos como anda el patio. Esta clase política que tenemos y que se ha erigido en dueña absoluta de nuestras haciendas y de nuestros derechos ahora también se quiere erigir en dueña de la vida, por lo que pretende convertir matar en un derecho. Y además, en un derecho que reportará pingües beneficios a los que maten por orden de quienes son portadoras de la vida. Y lo hará a escondidas, pues hoy se reúne en el Parlamento la subcomisión para la reforma de la ley del aborto, y no podrá contar con la presencia de periodistas ni se recogerán en el diario de sesiones los parlamentos de los representantes de los partidos según explicó hace unas fechas la socialista Carmen Calvo. E intentan privar también del derecho a protestar por ello a quienes defienden la vida. Y ya vemos que da absolutamente igual las siglas bajo las que dichos politicastros se hayan presentado. Son toda una casta. Una casta de elegidos electos que viven, y muy bien, a costa de nuestro esfuerzo. Y que no hacen más que crear problemas en donde no los había para justificar su propia existencia.
Y mientras, el faraón Gallardón se pasea en un coche cuyo alquiler nos cuesta a los madrileños 600.000 euros anuales- cien millones de pesetas; algunos harían bien en volver a hablar de pesetas, no vaya a ser que nos veamos fuera del euro- para que se desplace por las calles de Madrid. Los ciudadanos en plena crisis, el paro aumentando a una velocidad nunca vista, las familias apretándose el cinturón, los créditos congelados,.. y éstos viviendo como reyes. Debe ser por eso por lo que no quedan republicanos.

Cómo estará el patio que hasta lo que a priori debía ser una buena noticia, como lo es la contención de los precios y del IPC, es una mala noticia porque es debido a la tremenda disminución de las ventas. Y eso a pesar de que el precio del petróleo ha bajado hasta puntos no vistos desde hace mucho. A esos que imputaban nuestra crisis a la subida del crudo, habría que preguntarles a qué se debe ahora, ¿quizá a la subida del cocinado? Y me refiero al cocinado que ellos se está preparando a cuenta nuestra para que la crisis no les toque.

Y luego pretenden que el mundo quiera recibir lecciones de quienes hacen esto con la democracia. Con quienes la pervierten y convierten en otra cosa. Con quienes nos han llevado incluso a una situación en donde la propia Europa empieza a pensar en expulsarnos de su sistema monetario. Pero parece que por ahora, un tan alto porcentaje de tontos y de aprovechados no traspasa los Pirineos. Pero todo se andará.
P.D. La manifestación convocada por la Plataforma por la Vida y la Mujer tendrá lugar mañana, día 31, a las 19 h. delante del centro comercial de La Vaguada, c./ Monforte de Lemos esquina Ginzo de Limia.