domingo, 21 de diciembre de 2008

Guantanamera.

La Vicepresidenta De la Vega se suma a la campaña de despiste acusando sin pruebas al Gobierno Aznar de colaborar con los vuelos de la CIA a Guantánamo.

Los medios de Prisa llevan varios días empeñados en que se hable de los vuelos de la CIA de hace cinco años en vez de hablar de los revuelos del gobierno de hoy en día. Han creado un bluf y lo quieren convertir en noticia importante a base de portadas, editoriales y comentarios de Gabilondo en su tele. Aparte de que dichos vuelos, once, se produjeron en su mayoría bajo el gobierno del PSOE -dos en la época de Aznar y nueve en la de Zapatero-, no parece que la supuesta noticia que parte de un ilícito -pues se basó en un documento secreto filtrado a Prisa- tenga interés alguno con la que está cayendo. A menos que se trate precisamente de fabricar una noticia para desviar la atención de los verdaderos problemas.

Mientras se desvelaba que el Gobierno ha rebajado, mediante decreto y de tapadillo, los impuestos a los poderosos financieros, las portadas de El País cantaban Guantanamera a dúo con la Vicepresidenta., quien aprovechó la rueda de prensa de Presidencia para acusar sin pruebas al anterior gobierno de borrar la información. Luego dice que jamás usa de dicha privilegiada plataforma gubernamental para atacar al PP. Claro que también negó que diera un vergonzoso mitin a escolares de quince años, al tiempo que todos los que no miran para otro lado lo pudieron ver televisado. Aunque, volviendo al tema, no se entiende que el anterior gobierno borrara lo que ha sucedido en éste, y hay que recordar que es bajo este gobierno cuando se han producido la mayoría de los susodichos vuelos.

Tengo que confesar además que me importa bastante poco lo que se haga con unos terroristas, capaces de asesinar a miles de inocentes, cuando son capturados. Me preocupan esos inocentes, no sus asesinos. Me preocupa mucho más que por proteger los derechos de dichos asesinos se desprotejan los derechos de todos nosotros, víctimas potenciales de dichos animales. Como también me preocupa que el Gobierno esté más ocupado en proteger supuestos derechos de terroristas a gobernar municipios manteniéndolos allí -después de haber permitido que llegaran a dichos municipios-, que de proteger el derecho de todos a no ser gobernados por quienes usan de los fondos comunes para ayudar a asesinos.

Esto último ya es sangrante. Y lo más sangrante es cómo nos intentan tomar el pelo; aunque aún es peor el que haya tanta gente que acepten esa tomadura de pelo como dogma de fe. El espectáculo en las Cortes, y desde la cúpula del PSOE, intentando proteger a los terroristas de ANV mientras intentan convencernos de que luchan contra ETA excusándose en que las detenciones policiales así lo demuestran, es de difícil comprensión por quienes padecemos la amenaza terrorista y por quienes, desde el exterior, ven al gobierno sin intención de aplicar la ley para desalojar de los ayuntamientos a quienes están considerados terroristas en Europa. Y cuando hablo de quienes padecemos la amenaza terrorista, hablo de todos, a excepción de los amigos de los etarras, claro. Y si dichas detenciones son de etarras que están más que controlados por las FFSS por haber participado en las negociaciones, más difícil de comprender resulta. Aunque cuando nos dicen que han capturado en dos ocasiones seguidas al máximo jefe de ETA, y que el último se meó patas abajo al ver una pistola, entonces ya se empieza a comprender el asunto. Y a olerse el cuento.

Hay una ley que se hizo expresamente para ser aplicada en estos casos. Dicha ley se hizo con el consenso de PSOE y PP en el marco del Pacto Antiterrorista -pacto que el PSOE traicionaba y luego se saltó claramente a la torera- y sigue en vigor. Pero el Gobierno decide que no la aplica erigiéndose en juez en vez de en brazo ejecutivo. Las leyes están para aplicarse. Quienes se vean afectados por dicha aplicación tienen instrumentos jurídicos para recurrirlas habido el caso. Pero en absoluto se puede dejar de aplicar la ley anticipándose a dicha posibilidad. A no ser que de lo que se trate sea precisamente de proteger de dicha ley a quienes interesa que no les afecte. Los cuentos chinos sobre informes jurídicos provenientes de la Abogacía del Estado son sólo cuentos y falacias, pues dicha Abogacía dice lo que el Gobierno quiere que diga. La ley hay que aplicarla independientemente de que alguien pueda recurrir dicha aplicación. Eso es un Estado de Derecho.

Y lo que ya es para mandarlos a hacer gárgaras es que vengan diciendo que van a hacer una ley nueva para desalojarlos. Eso es simple y llanamente una mentira. La ley no es retroactiva, y tampoco estará hecha antes de las elecciones vascas, por lo que los terroristas seguirán en el poder de dichos ayuntamientos y manejarán el regalo de Zapatero. Los millones que les puedan llegar de esos miles de millones que según Zapatero harán que el paro mejore, los usarán para ayudar a sus compinches. Y lo harán porque desde el Gobierno no se quiere hacer nada para impedirlo, lo que me hace pensar que estos mentirosos profesionales siguen manteniendo sus tratos con ETA.

Cuando se está en el Gobierno no se puede decir que se quiere hacer todo lo posible para sacar a los terroristas de las instituciones, al tiempo que se permite que sigan en ellas. El Gobierno puede sacarlos de allí pues tiene leyes específicamente aprobadas para ello. Luego que recurran si quieren, pero ya estarán fuera de dichas instituciones precisamente porque desde el Gobierno habría intención de que así fuera. Todo lo demás son cuentos.

Lo de decir que pedir que se aplique la ley es ser desleal y rompe la unidad antiterrorista, es lo mismo que cuando Zapatero acusó de antipatriotas a quienes decíamos que había crisis y que había que tomar medidas. Decir ahora que se quiere sacar a ANV de las instituciones recuerda lo de decir que esta legislatura sería la del pleno empleo mientras se intentaba tapar que había crisis. Este Gobierno está anclado en la mentira perpetua como ningún otro. Pero también es cierto que manipula y controla a los medios mayoritarios, para que le ayuden en ello, también como ningún otro.

Eso de la Vicepresidenta de responder a los periodistas que no informó en su momento del decreto, por el que se les da un trato de favor fiscal a los financieros, para no aburrir a dichos periodistas, es un rizar el rizo. Es el súmmum de la desfachatez y el cinismo. Es como decir que no informa de los chanchullos que no se quiere que se sepan, alegando que es para no molestar. Y el que los periodistas no hayan organizado una campaña de denuncia, es en sí mismo una vergonzosa declaración de intenciones.

Así que mientras hacen lo que les da la gana, mientras ayudan a sus amigos ricos a ser cada vez más ricos con nuestro dinero, nos piden que nos entretengamos cantando Guantanamera, güajira; y me refiero por supuesto al sentido cubano de la palabra. Pobres patanes manipulados; y pobres de los que padecemos que con su voto permitan que sigan en el Gobierno quienes así los manipulan.