lunes, 12 de enero de 2009

Manifestaciones proterroristas de los nazis de hoy.

En Madrid y otras ciudades se han repetido varias manifestaciones contra Israel y en las que no se condenó en absoluto el terrorismo.

En la de Belfast participó el asesino etarra De Juana Chaos, así que ya saben de la mano de quienes iban estos necios que ayer salieron detrás de los payasos del espectáculo. Entre ellos, el sempiterno Zerolo, que de haber salido en manifestación en algún país islamista ahora estaría colgado por el cuello. Entre esos saltimbanquis y exhibicionistas varias, de las que poco se sabe de su nivel intelectual pero todos conocen hasta el último vello de su cuerpo, pues viven de enseñarlo "artísticamente" a cambio de subvenciones -salvo honrosas excepciones en pro del buen gusto, pues solo faltaba que la Bardem o alguna más nos hicieran pasar por semejante calvario- se encontraba el cada vez más idiotizado Juan Diego, que hasta fue capaz capaz de bromear el otro día con lo de "...y Dios reparta misiles".

La calaña de los que se manifestaban se vio reflejada en la utilización de niños y de muñecos que imitaban niños muertos y ensangrentados. Ya hace falta ser miserables para comerciar de ese modo con la muerte de niños inocentes inmolados a mayor gloria de Hamás, a quien han salido a apoyar sin ambages. Ni una protesta por los miles de misiles contra Israel. Ni una contra la intención declaradamente genocida de Hamás, Hezbolá o Irán. No, todo lo contrario. Acusando de genocidio al pueblo que sufrió el mayor genocidio de la historia. Claro que desconocen lo que significa dicha palabra.

Con el cuento de sacar banderas israelíes con la esvástica nazi, han desfilado los nazis de hoy que quisieran el holocausto ahora. Delante de la embajada de Israel han clamado por la muerte de los judíos, y mientras la apedreaban pedían que Gaza fuese su tumba. Y gritos pidiendo la ruptura de relaciones con Israel, añorando los usos del franquismo.

Y los sindicatos metidos en el ajo en vez de dedicarse a proteger los puestos de trabajo y los derechos de los trabajadores. Claro que cobran para ayudar, y ahora toca ayudar a Zapatero a que se hable de cualquier cosa menos de los problemas que no soluciona. Pero haría bien Israel en presentar una protesta formal, o incluso en retirar a su embajador de un país que apoya al terrorismo que lo ataca. Pues el PSOE ha apoyado la manifestación, y es el partido del gobierno. Y para más inri, Zapatero ha pedido el alto el fuego inmediato sólo a Israel. Hamás puede seguir con sus cohetes contra los judíos, eso da igual.

Estos hipócritas mentirosos consiguen engañar a pobres tontos con el cuento de que Palestina tiene derecho a tener un Estado. Habría que decirles que efectivamente, que eso mismo es lo que la ONU ha dicho: que tanto Israel como Palestina tienen derecho a un Estado. Pero los palestinos y el resto de países árabes se niegan. Y se niegan porque niegan ese derecho a Israel. No tienen Estado porque la izquierda y los países islámicos no admiten esa condición. No aceptan el derecho de Israel a existir y hasta no aceptan el derecho de los judíos a vivir.

Los muertos palestinos -me refiero a los civiles, que son un 20% de los caídos- han caído porque Hamás usa de instalaciones civiles para almacenar armamento y para atacar. Es decir, convierte en objetivos militares instalaciones civiles, justo para provocar muertos que hacen que estos imbéciles salgan a la calle a clamar contra Israel. Hamás mata palestinos y estos echan la culpa a Israel. Es la gran mentira, es lo increíble llevado a la realidad, o la realidad superando a la ficción, pues ni Aldous Huxley llegó a tanto cuando en 1932 imaginó en Un Mundo Feliz una sociedad tan idiotizada.

Hamás busca y provoca la muerte de niños para conseguir el apoyo de estos idiotas que ya son tan responsables como los terroristas de las muertes de dichos niños, pues no morirían si Hamás no sacara rédito de sus muertes. Son sus mártires. Las madres palestinas, muchas de ellas, son expertas en fabricar mártires con sus propios hijos colocándoles cinturones explosivos alrededor de sus cuerpecitos. ¿Qué no serán capaces de hacer este tipo de gentuza capaz de instrumentar la muerte de niños?

En la cabecera, vociferantes palestinos clamando contra Israel. Esos eran los que bailaban y cantaban tras los asesinatos del 11-S en Nueva York. Y los tontos detrás aplaudiendo a quienes no dudarían en colocarse un cinturón de esos para hacerles volar si con ello creen ganarse el cielo. Y apoyando a quienes no dudan en poner en riesgo la vida de su pueblo a base de usar de posiciones civiles, preferiblemente con niños, para provocar ataques con el fin de que se produzcan muertos que rentabilizar propagandísticamente. Y en compañía tan grata como la del hijo de puta de De Juana. Ya sabemos de qué van estos cretinos hipócritas. De cualquier cosa menos de amigos de la paz.

"La paz será posible cuando los árabes amen más a sus hijos de lo que nos odian a los judíos" (Golda Meyer)

La constante utilización de niños Miserable manipulación de los niños muertos


El PSOE cínicamente no aceptó esto en el texto pero lo apoya en la manifestación.

Comunicado de la Embajada de Israel.

Desde el inicio de la operación 'Plomo fundido' estamos siendo testigos de la organización de manifestaciones en España en contra de Israel. Hay que preguntar a las organizaciones convocantes y a los participantes por qué no salieron en el pasado para protestar por la agresión de Hamás, que durante años ha atacado indiscriminadamente con miles de cohetes y misiles a la población civil israelí. El silencio entonces ante los ataques a Israel y las movilizaciones hoy, son una muestra clara de doble moral y sesgo.

La pretensión de dar lecciones de moral a Israel no es coherente y carece de fundamento. Lamentablemente, en todas las guerras caen víctimas inocentes. Las operaciones de la OTAN en Yugoslavia hace una década o en Afganistán en el presente, han causado miles de víctimas inocentes. En ambos casos, existía –y existe– un amplio consenso europeo en cuanto a las intervenciones, aunque ni Yugoslavia ni Afganistán han puesto en duda el derecho a la existencia de Europa en la forma en la cual lo hace Hamás respecto a Israel. Apoyar las intervenciones de la OTAN pero atacar e incitar al odio contra Israel pone en evidencia un inaceptable y cínico doble rasero.

En la organización de algunas de las manifestaciones en España han participado personalidades del PSOE. En nuestro diálogo con el gobierno español hemos tenido la impresión de una verdadera preocupación ante la crisis y su deseo auténtico de contribuir a su solución. Está claro que los lemas de las manifestaciones anti-israelíes de estos días no parecen compatibles con los objetivos expresados por el gobierno.