viernes, 9 de enero de 2009

Ministerio de fomento.., del caos.

Madrid colapsado y el aeropuerto de Barajas cerrado por una simple nevada.

Imagino la perplejidad en el resto de Europa al ver como una ciudad como Madrid ha quedado bloqueada por lo que para ellos es una simple nevadita. No ha habido un temporal ni una bajada de temperaturas como las que se ven en Europa todos los inviernos. En Madrid capital había esta mañana 4.000 ope
rarios del Ayuntamiento trabajando y echando sal en las calles. El Ministerio de Fomento tan sólo tenía a mil operarios en toda España.

La nevada no se había previsto por el Centro Meteorológico, ni se había previsto por el Ministerio el aporte de sal a las carreteras. El fax avisando de la nevada a la Comunidad de Madrid llegó a las 7:25h, cuando había empezado a nevar a las 7h. Es increíble el que autovías del calibre de las madrileñas hayan estado impracticables durante tanto tiempo. Y absolutamente intolerable que no se hubiera esparcido sal en las pistas de Barajas y haya estado totalmente paralizado el primer aeropuerto de España por una nevada que parece de juguete comparada con las que reciben otros países de nuestro entorno.

La Ministra de Fomento ha estado oculta, quizás enterrada por la nieve, que tan sólo ha llegado a unos pocos, muy pocos, centímetros. Ya lo estuvo con los pasados problemas en Barajas, hoy aún más. La incompetencia de esta Ministra que hasta mereció en su día el repudio del Senado no hará en abs
oluto que deje el puesto a alguien competente, pero seguro que nos proporcionará algún que otro espectáculo y chulerías varias, tal como nos tiene acostumbrados.

Ahora aparece e intenta repartir culpas, como siempre, pero más hubiera valido que no lo hubiera hecho para ahorrarnos la vergüenza de ver a quien tenemos por Ministra. Ha contado lo que ha visto por la tele. Supongo que la miríada de asesores que cobran por ello también estarían viendo la tele en vez de dedicarse a hacer por lo que se les paga; aunque a lo mejor lo hacían, y es tan sólo por figurar por lo que les pagamos. Y al final le echarán la culpa al hombre del tiempo. Bueno, Rubalcaba ya lo ha hecho.

Y la Vicepresidenta se permite insultarnos a todos con la bromita esa de citar el refrán de "año de nieves año de bienes", que después de las últimas noticias sobre el paro, es para mandarla a hacer gárgaras, y mucho más cuando repite lo de siempre: "el Gobierno hará lo que tiene que hacer", pero sin decir siquiera si sabe lo que tiene que hacer. Es un insulto constante a la inteligencia y la evidencia clarísima de que estamos en manos de gentes que, además de incompetentes, no tienen a quienes le tosan, pues la oposición parece haberse tomado jarabe para la tos.

Aquí ha existido imprevisión y falta de eficacia a todos los niveles, pero mientras en la Comunidad se estableció un gabinete de crisis, la Ministra del ramo estaba desaparecida como siempre. Ahora todos han encontrado al chivo expiatorio: el hombre del tiempo. Es de locos.

Pero eso sí, ha sido muy bonito. Madrid impracticable, pero precioso. Y los niños encantados. No todo va a ser malo.