viernes, 2 de enero de 2009

Rajoy no parece ser alternativa.

Las primeras encuestas de intención de voto de 2009 evidencian que pese a la crisis, el PSOE sigue por encima de un PP que no convence.

Hoy se publican las primeras encuestas sobre intención de voto de 2009, en El Mundo y La Vanguardia, y en las dos queda claro que Rajoy no convence. Ni Rajoy ni este pusilánime PP, que se niega a ser y hacer. Eso de que la oposición está "pa ayudar" no conseguirá más que, efectivamente, se queden para eso per seculum seculorum: para ayudar desde la oposición.

Lo oposición está para hacer oposición -y para desde ahí ofrecer una alternativa de gobierno-, y el PP, por inacción, ha dejado esa tarea a Rosa Díez, que la ejerce en solitario. Pero la ejerce desde su visión de izquierdas, y aunque en muchos puntos -como en los asuntos de Estado- los posibles votantes naturales del PP puedan estar de acuerdo con ella, en otros, que son claras posiciones de izquierda, se les hace muy difícil a quienes se consideran de derechas de toda la vida. Los liberales tampoco se verán reflejados en las intenciones intervencionistas del posicionamiento socialdemócrata de Rosa. O lo que es lo mismo: el PP pierde parte de su electorado natural por no defender sus principios, mientras que los desencantados del PSOE optan por Rosa Díez. Y los incondicionales siguen aclamando a Zapatero como el líder del mundo mundial; o de los Mundos de Yupi, que eso no lo tengo muy claro.

El mes pasado, el dirigente del PP Estéban González Pons, declaraba en una entrevista -sobre el día 27 o 28- a Erupa Press: "Me parece muy bien que Rosa haya evolucionado y haya venido a tesis que antes defendíamos otros, pero eso no la convierte en la campeona de las tesis de los demás". Pues mire usted, si esas tesis "de los demás", los demás no las defienden, pasan estas cosas. Y las tesis no son patrimonio de nadie, son de quienes las defienden, y en este caso es Rosa Díez quien lo hace y no el PP. El dirigente terminaba diciendo "los ciudadanos ponen a cada uno en el sitio que le corresponde", y eso es lo que las encuestas anuncian, aunque no precisamente en el sentido que Pons quiso dar a sus palabras.

Si con la que le está cayendo al Gobierno, si con los errores, mentiras, contradicciones y cuentos varios, además de con el desastre económico y el derroche de dinero de todos para no arreglar nada -aparte de los bolsillos de los banqueros-, el PP de Rajoy no desbanca al PSOE, entonces no lo hará nunca. Por ello es lógico que quienes quieren ver al PSOE fuera del Gobierno, busquen otras opciones, y que los desencantados sencillamente se abstengan.

Hoy en el Parlamento el descontento vota y habla con la voz de Rosa Díez, pues por mucho que Rajoy haga ampulosos discursos en donde canta verdades como puños, al final vota en falso, además de dar luego una nefasta impresión de desunión pues en las diferentes autonomías en donde gobierna, el PP actúa de forma hasta contradictoria y opuesta a lo expuesto por el líder. Incluso con el asunto del nombramiento del candidato a las europeas, está Rajoy dando la impresión de un PP desunido, cuando no enfrentado. El capítulo del enfrentamiento de Gallardón con Esperanza Aguirre por el control de Caja Madrid, tampoco ayuda.

Pons añadía en la susodicha entrevista que "Seríamos poco inteligentes si no utilizásemos a Rajoy como banderín de enganche en las tres citas que tenemos". Puede que tenga razón y eso signifique tener inteligencia, pero las elecciones en España las ganan los listos, y la inteligencia no es sinónimo de serlo. Aunque yo dudo también de que esa postura sea inteligente, pues a lo que llevará será a la división de la derecha, o sea, a donde siempre.

Hay algo que la experiencia dicta, y es que cuando hay que estar constantemente repitiendo quién es el líder, significa que no hay líder.