miércoles, 25 de febrero de 2009

Piezas cinegéticas II

Éramos pocos...

Ahora resulta que vamos a traernos más presos de fuera. Nos traeremos presos de Guantánamo para ver si así ya podemos ver una foto de verdad de Zapatero con el Presidente de EEUU. Como teníamos pocos presos, pues unos cuantos más. Y los traemos porque si son devueltos a sus países los matarán con toda seguridad. Aquí los tontiprogres andan preocupadísimos por estos pobres terroristas y pisoteadores de los derechos de la mujer, pero preocupados por su bienestar al tiempo que lanzan anatemas contra Bush por haberlos detenido.

Digo yo que para ser coherentes ¿porqué no se los llevan a sus casas y así nos evitan que los tengamos que mantener entre todos? Hace poco oí en un mitin a Zapatero diciendo que, gracias a que los jóvenes le votaron masivamente, no hay soldados españoles en Irak. Pues habrá que recordarle tanto a él como a esos jóvenes, que gracias a esos votos, sí hay soldados nuestros en Afganistán, en Líbano, en Kosovo, etc. Y además, los matan.

El unto gallego.

Tras los derroches de Touriño, ahora vemos la connivencia del nacionalista Quintana con un empresario del gremio de la construcción disfrutando en su yate. Es un empresario que parece estar en algún asunto por el que andan investigando a diversos cargos de la Xunta. Además, parece que como la construcción está en crisis, ha cambiado de actividad. Ha sido beneficiado con unas concesiones millonarias para instalar parques eólicos, la energía alternativa, o sea la alternativa de negocio que tienen los amigos. Catorce millones anuales. Seguro que venderá la concesión, porque no creo que tenga capacidad alguna para instalar dichos parques. Se lo venderá a alguna gran empresa que ya lleva tiempo haciendo jugosos negocios con este tipo de energías que se subvenciona con nuestro dinero y que hace millonarios a los amigos del poder zapaterista.

Lo gracioso es que Touriño se ha atrevido a darle un toque de atención diciéndole que tenga cuidado con quien se junta y con los medios de transporte que utiliza. Resulta grotesco que lo diga quien tiene cuatro Audis de lujo para ello, el último de los cuales ha costado 157.000 € -veintisiete millones de pesetas- más que el coche de Obama; sí, el Presidente de EEUU.

Destierro en Siberia.

La Ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, se ha ido a Siberia para estudiar como se solventan los problemas derivados de las inclemencias del tiempo en los aeropuertos. ¡A Siberia! O sea, a un lugar donde el aeropuerto funciona en contadas ocasiones y en donde no parece que haya nevadas tan pequeñas como la que paralizó Barajas. ¿No podía haber ido a París, o a Londres, o a Finlandia? Esta es capaz de irse al desierto del Gobi para ver si se entera del efecto del calor en las carreteras. Capaz sería.

Aunque más bien creo que esta prolongada ausencia de estudios siberianos no sea otra cosa que un imposición de Pepiño Blanco para mantenerla alejada de la campaña electoral. Por lo de los daños colaterales, digo. Y mientras tanto, la A-6 cortada por un desprendimiento.