martes, 3 de marzo de 2009

Lo que tenemos.

Coherencias.


Ahora, en el PSOE, se apuntan a decir que la retirada norteamericana de Irak anunciada por Obama, viene a dar la razón a Zapatero cuando retiró nuestras tropas. Es el colmo de la mentira y la falacia, pues precisamente por haber estado allí las fuerzas internacionales -a las que abandonamos cobardemente-, ahora Irak es una democracia -para ser precisos, sólo parecido, ya veremos en qué acaba cuando estén solos- y se le puede dejar regir su propio destino. Esa retirada se hará en tiempo y forma como ya tenía previsto hacer la administración Bush; y la dirigirá el mismo que dirigía dichos asuntos en la anterior administración. No es con mentiras como se hacen amigos.

Hoy sale para Afganistán un nuevo contingente de 202 soldados españoles que relevarán a otros que volverán a casa. Hace unos días Zapatero decía que gracias a que los jóvenes le votaron, nuestros soldados no están en Irak. Pues bien; hoy es en Irak en donde no hay guerra y sí en donde van nuestros soldados enviados por él.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) recomienda flexibilizar el mercado laboral e inversión en infraestructuras que se puedan iniciar a corto plazo. Todo lo contrario de lo que se hace aquí, pues se gobierna de acuerdo a lo que dicen los apoltronados sindicatos, a quienes nadie eligió para que tomaran medidas de gobierno. Nuestro mercado de trabajo es de los más rígidos de Europa, pero aquí se dice que ya es muy flexible. Y es que todo el mundo sabe que los mejores economistas y los mayores especialistas en políticas productivas, están en los sindicatos y asesorando a Zapatero. Claro.

El PNV, que bendijo el que en Cataluña, Baleares y, hasta ahora, en Galicia, no gobierne la lista más votada, olvidando además que ellos gobiernan las Diputaciones de Alava y Guipúzcua, más algunos ayuntamientos, sin ser los más votados, resulta que ahora dice que un hipotético acuerdo entre PSEE y PP para que Patxi López gobierne, es algo contra natura. Por lo visto era muy natural que el PNV, partido de derechas, gobernase con IU, partido de extrema izquierda. Y en un ejercicio de lo democrático que es el nacionalismo, amagan y amenazan si pierden el gobierno.


El paro sigue aumentando -oficialmente, 154.058 nuevos parados en febrero- mientras el Gobierno se dedica tan sólo a intentar maquillar las cifras y las estadísticas. Al mismo tiempo, las estadísticas dicen que el 70% de los españoles que trabajan, temen por su puesto de trabajo. Y recordemos que Zapatero dijo que en Marzo se empezaría a notar una mejoría gracias a los efectos del Plan E.

Touriño cae en desgracia en el PSOE por sus dispendios que, entre otras cosas, han propiciado el que hayan perdido las elecciones en Galicia. Hace escasos días Zapatero, ante la pregunta de qué pensaba de dichos dispendios, decía que ellos gobernaban con austeridad. A este paso será capaz de pensar que la curvatura de la Tierra se debe a que es plana.

Mientras la Ejecutiva Federal del PSOE se muestra tremendamente crítica con Touriño, Zapatero lo pone como ejemplo de honestidad por dimitir; cuando de haber actuado con honestidad, no se vería ahora obligado a hacerlo. Pero además, el Presidente se niega a hablar del resultado electoral diciendo que "No me parece conveniente interpretar lo que los ciudadanos han querido decir en las urnas"; aunque, eso sí, a continuación recuerda a quienes le quieren oír que el PP ha perdido dos escaños en El País Vasco.

Y para terminar, Zapatero dice que "Patxi López será coherente con el compromiso expresado con los ciudadanos", pero no dice cuál es ese compromiso. Y es difícil saberlo, pues Patxi López ha apoyado una cosa y la contraria constantemente. O sea, que según esa lógica, será coherente tanto si apoya al PNV como si forma gobierno con el apoyo del PP.

Todo muy coherente, claro.