miércoles, 25 de marzo de 2009

Mentiras continuas.

La prensa internacional se sigue haciendo eco del error del gobierno en Kosovo.

No hay más que echar un vistazo al International Herald Tribune. A ver si ahora Zapatero sigue diciendo eso de "no hay caso" porque no le ha llegado queja alguna. O la Ministra Chacón mantiene que "ya está todo arreglado" con nuestros aliados, especialmente EEUU. De momento ayer, en el Senado, se le ha vuelto a preguntar a la Ministra y a Zapatero por el asunto. Gracias a los trapicheos del PSOE, no se ha aceptado aún en el Parlamento la comparecencia de Zapatero, pero los grupos aprovechan otras comparecencias gubernamentales previstas con anterioridad para intentar hacer valer la democracia. Hoy se repite en el Congreso de los Diputados, y ya están dándole leña a Zapatero los distintos grupos con el asunto.

Veamos la intervención de Chacón ayer en el Senado:


La idiocia llevada a su más alta cota, al tiempo que la demagogia, la falacia, la mentira y la manipulación de este Gobierno hace buena toda crítica venga de donde venga: Su argumento de que desde el PP se alzaron voces a favor de la medida de la Ministra se cae por sí solo. Si estos argumentos fueran ciertos, ello no convertiría la medida en menos perjudicial para nuestros intereses, pero es que resulta que tampoco es cierto lo que dijo. Y no lo es porque los comentarios favorables de miembros destacados del PP se produjeron porque creyeron que el anuncio se producía tras haberlo negociado con nuestros aliados, dando por sentado que dicho tipo de negociaciones se llevaban a cabo con el máximo sigilo. Pero estos mismos que en un principio dieron por buena la retirada, se llevan las manos a la cabez tras descubrir la realidad. Y la realidad es que ni siquiera el Ministro de Exteriores -ni por supuesto los embajadores- tenían ni idea de que la decisión se había tomado.

Una cosa es estar de acuerdo con el fondo y otra en como se lleva a cabo. El PP pidió la retirada de Kosovo en cuanto éste declaró unilateralmente la independencia, a lo que el PSOE se negó. Era entonces el momento de tomar la decisión y dar los plazos necesarios para coordinarla con nuestros aliados. Allí quedan dos países que tampoco han reconocido la independencia de Kosovo, pero no han retirado las tropas a la espera de la decisión coordinada de la OTAN, son Rumanía y Grecia, aliados nuestros. ¿Creen que les habrá hecho alguna Gracia la ocurrencia de este irresponsable Gobierno?

Pero es más, hoy se conoce que la ministra preparó un vídeo para los telediarios por si no llegaba a tiempo su declaración ante las tropas, con lo que se evidencia que su intención era publicitaria, pues se habría emitido antes de decírselo a las tropas si su periplo se hubiera retrasado como parecía. El cuento demagógico de que quería decírselo primero a los soldados es falso, pero es que además es un disparate monumental. Los soldados están para recibir órdenes y para obedecerlas, no para que se le comuniquen los planes estratégicos ni políticos. Hasta en determinadas misiones van sin saber ni adonde van ni a lo que van. Es una necesidad para la efectividad del ejército.Pero eso, el ejército, es algo que la Ministra acaba de demostrar que desconoce absolutamente.

El Gobierno, por su parte, ha demostrado que no tiene rumbo. Se mueve a golpe de ocurrencias pensando en su repercusión mediática. Y además para insistir en que la oposición, si se opone, no colabora en lo bien que lo hace el Gobierno. O sea, que no sólo no saben gobernar sino que desconocen incluso como debe funcionar una democracia. En una democracia el gobierno gobierna y la oposición se opone haciendo oposición, es decir, haciendo una crítica de lo que consideran se hace mal. La oposición no está para apoyar al Gobierno, para eso están los grupos con los que el Gobierno llega a acuerdos, a veces hasta vergonzosos, pero eso es la democracia parlamentaria.

No, esto lo querían presentar como un golpe de efecto de cara a la progresía interna y a recuperar el supuesto "pacifismo" de este Gobierno. Pero les ha salido el tiro por la culata. Y ya van dos. Aunque éste nos va a salir carísimo. Y serán esos soldados a los que la Ministra quería poco menos que cuidar con primor maternal, los que pagarán el pato. O sea, la metedura de pata. Y por mucho que Chacón lo diga de forma solemne, lo único que consigue es rubricar la idiotez con una cursilería.