lunes, 23 de marzo de 2009

Sin rumbo.

El gobierno demuestra un total desconcierto tras las críticas internacionales a la retirada de Kosovo.

Y no solo el Gobierno, la oposición también ha dado muestras de no saber a qué atenerse, pues tras aplaudir la decisión ahora la critican. Lo que la Ministra Chacón acaba de esgrimir como excusa es que España no reconoce la independencia de Kosovo, pero eso no es nuevo ni se acaba de producir. Eso hubiera sido válido y entendible por nuestros aliados de haberse planteado hace un año, justo cuando se produjo dicha declaración de independencia. Ahora suena a excusa improvisada y a una búsqueda demagógica de apoyos en la opinión interna. La opinión internacional ya es clara.

Pero el desconcierto llega a más, pues estamos asistiendo a mentiras sonadas como la del Ministro de Asuntos Exteriores Moratinos, que después de enterarse gracias a un periodista, ahora dice que todo el Gobierno lo sabía. Miente. El Gobierno sabía que no era coherente permanecer defendiendo una situación que no aceptamos, pero en absoluto sabían de la súbita decisión. Se dijo además que se avisó a nuestros aliados; nueva mentira, pues todos han mostrado su sorpresa además de su rechazo. El único que hasta ahora ha actuado de un manera más o menos coherente ha sido el Secretario de Presidencia, León, que hasta ha llegado a contradecir a la Ministra.

Chacón ha llegado a decir que quiso comunicárselo a los soldados antes que a la OTAN, lo que no deja de ser un esperpento y una demostración del desconocimiento que tiene de lo que es un ejército. El ejército defiende la democracia, pero no puede funcionar democráticamente sino a través del escalafón de mando. Al ejército se le ordena, no se pide permiso para tomar decisiones. Los soldados han jurado obediencia, los aliados no; y los parlamentarios no debieran tenerla más que a sus electores. Es a éstos a quienes había que haber consultado primero. La observación del otro día de Zapatero de que los soldados son de España y por tanto hace lo que quiere, no demuestra más que no entiende lo que son los tratados bilaterales ni los acuerdos y organizaciones internacionales. Demuestra una total y absoluta falta de solidaridad con nuestros aliados.

En el orden interno, un ministro de exteriores que se entera de esta forma de una decisión de ese calado, debiera haber dimitido en el acto. Aunque tan sólo fuera como un acto de protesta por habérsele ninguneado y desautorizado. Pero no, aquí se miente y se pasa de la sorpresa a decir que es una decisión de todo el gobierno. Y hasta se llega a decir que el Gobierno actúa como una piña y perfectamente coordinado, negando lo evidente. Estoy convencido de que pensaban que este movimiento iba a tener una altísima aceptación, presentando otra vez como pacifista al Gobierno que en más guerras ha participado y que más soldados tiene en conflictos en el exterior.

El Gobierno de Zapatero demuestra que no es sólo en la política interna en la que carece de rumbo. Además del desprestigio internacional que esto acarrea; del jarro de agua fría que supone para la foto de Zapatero con Obama; y de que esto nos va a costar muy caro, cabría repetir aquella frase de Rubalcaba: España no se merece un gobierno que miente. Y ya son muchas.

Nota: (Añadido a las 17:25) Para acabar de rizar el rizo y dar el punto idiota, acaba de aparecer Trinidad Jiménez a soltar la chorrada final. Va y dice en TVE que las crícas a Chacón van cargadas de machismo, que las reacciones hubieran sido completamente diferentes si la retirada la hubiero hecho el anterior Ministro de Defensa, Bono, y añade: "Me ha parecido que algunas reacciones tenían una carga de profundidad que tenían que ver con su condición de mujer, sobre todo los comentarios posteriores a su decisión".

Por si entre esos comentarios están los míos, le diré que la crítica a Chacón es por ser inepta e irresponsable. Y me da igual que sea mujer o el lucero del alba. Lo mismo que pienso que lo que dice Trinidad Jiménez es una idiotez lo diga un pato o una pata. Ya resulta insultante que si se critica a una Ministra la defensa sea llamar machistas a quienes lo hacen. ¿Acaso una Ministra tiene derecho a no ser contestada tan sólo por ser mujer? Nadie más que Zapatero tiene la culpa de que en estos casos la idiotez y la condición femenina vayan aunadas; por elegirlas.