viernes, 24 de abril de 2009

Mentiras y gordas.

La única respuesta del Gobierno -y de los medios que lo apoyan- a la crisis, es la mentira para tratar de minimizarla.

Zapatero dijo que los cambios en el Gobierno se deben a que quiere atajar la crisis. Lo que no aclaró es que la crisis es la de su partido -y la suya propia-, no la crisis que sufrimos todos. Y a que así implica en su previsible desastre a la cúpula de su partido. De esa forma no podrán exigirle responsabilidades en el fracaso económico, pues estarán implicados hasta las cejas. Claro que de paso salva de la quema andaluza a Chaves, que abandona el barco con más de un millón de andaluces en paro.

Gorbacho dice que las pensiones están garantizadas hasta 2025. Se basa en una premisa falsa -un informe que asegura que habrá un crecimiento del 3% en el segundo semestre de 2009 y que se creará empleo-, por lo que poco fiable es su predicción; y mucho menos cuando viene de quien ha estado prediciendo que el paro no superaría los cuatro millones de parados -lo ha hecho en varias ocasiones, la última este mismo miércoles- y hoy la encuesta de población activa desvela que hemos superado esa cifra. Es evidente que el Ministro de Trabajo -mejor del paro- conocía esa cifra el miércoles y mintió, y si no es así significa que no se entera absolutamente de nada que incumba a sus responsabilidades.

Zapatero se quiso apuntar como un éxito del Gobierno el que Seat fabrique el modelo de Audi que garantiza que no se despedirá a 1.400 trabajadores. Miente; y además oculta que buena parte del mérito es de los propios trabajadores que, al margen de sindicato alguno, acordaron una congelación salarial para convencer a Wolskwagen de la rentabilidad de fabricar en la filial española. Pero la empresa matriz presionó al Gobierno sabiendo de su debilidad y de la necesidad de Zapatero de que no se produjera ese despido masivo. Y para ello consiguió que se gastara 4.000 millones de nuestro bolsillo, por lo que no hay más que calcular lo que nos ha costado cada uno de los puestos de trabajo salvados. Así que si esto es considerado un éxito, habrá que taparse la cabeza cuando no tengan éxito en algo.

En Prisa siguen utilizando a El País para atacar al PP usando y publicando filtraciones ilegales de la policía. No se habla ya de delitos, sino de puras especulaciones, cotilleos y hasta se usan grabaciones ilegales llegando al punto de presentarlas en su emisora de radio, la SER, de forma dramatizada usando actores. Es el colmo de la miseria manipuladora para así conseguir los necesario favores del Gobierno para mantener la empresa y enjugar su desmesurada deuda. Cuando han publicado algún editorial crítico con el Gobierno no ha sido más que para avisar de lo que les puede caer si no reciben ayuda. Fracasaron en su operación de acoso y derribo a Esperanza Aguirre y ahora se centran en Camps. Los sindicatos también están en ello y se dedican a demostrar su cariño por Zapatero atacando a las Comunidades gobernadas por el PP -curiosamente en las que menos paro hay y en las que menos se aprecia la crisis- y provocando huelgas en los trabajadores privilegiados. Una vergüenza.

No me cabe duda de que nos van a subir los impuestos a pesar de que habían prometido que no lo harían. Ya lo piden las Cajas de Ahorros, supongo que por miedo a que no haya dinero para enjugar sus previsibles desastres derivados de una gestión poco profesional, favoritista y clientelar. No sería de extrañar que empezaran por el tabaco, el alcohol y los combustibles. Y lo harán con el cuento -la mentira- de que lo hacen en aras de la salud de todos y la del planeta, claro; que lo del calentamiento global da para mucho.

Así que no es de extrañar que hoy, precisamente cuando se sabe que el paro ha sobrepasado todas las predicciones del Gobierno -estamos en el 17'3 %-, se dedique a regalar poesía a los periodistas. A lo mejor piensa que así serán más cuidadosos con sus preguntas y que puede que se dediquen a hablar de versos en vez de ponerse pesados con la crisis y el paro. Lo que es seguro es que conseguirá que haya periodistas que le pregunten por el PP en vez de por el fracaso económico del Gobierno. Seguro, seguro. Y también es seguro que calificará los últimos cotilleos sobre gentes del PP como algo apabullante, obviando que lo que verdaderamente apabulla a los españoles es el paro y el que los políticos se dediquen a hablar de como tienen el ombligo en vez de intentar evitarlo.

También ha hecho lo mismo que Zapatero hizo en el Parlamento: presentar la línea de avales del ICO a los Ayuntamientos -para que paguen parte de su deuda a las Pymes- como algo suyo, cuando fue el Parlamento quien, a propuesta del PP, aprobó dicha medida. Claro que dicha medida debe ir firmada por el Gobierno, que para eso es el órgano ejecutivo, pero en absoluto es mérito suyo, además de desmentir la mentira constante de que la oposición no ayuda con propuestas.

Y preparémonos, pues De la Vega -y la Ministra de Hacienda- ha dicho que no llegaremos a los cinco millones de parados. Así que habrá que dar gracias si no superamos los seis millones el año próximo. Y eso después de gastar dinero a espuertas prometiendo que eso hará otra cosa que lo que todos vemos que hace: nada. Aunque ella se dedica a decir que no va a hacer previsiones negativas sobre el futuro como hace el PP. Olvida decir que desgraciadamente esas previsiones negativas son las realistas y se cumplen sobradamente por no tomar medidas que las eviten.