viernes, 29 de mayo de 2009

El avión de los idiotas.

Con la que está cayendo y aquí todo el mundo hablando del avión.

El que Zapatero usa del patrimonio del Estado como si se tratara de su propiedad no es nada nuevo. Y que cuando se le pilla diga que eso encaja con las reglas del buen gobierno impuestas por él mismo, tampoco es una novedad. Y que la Vicepresidente salga diciendo que este Gobierno es muy honesto; así, porque lo dice ella, es ya todo un clásico. Y el que los medios y periodistas que, de una forma cada vez más evidente y vergonzosa, se dedican a adular al poder y a tapar todo cuanto hace que suene a irregular, al tiempo que acusan al PP de todo lo que se descubre que hace el PSOE, tampoco sorprende a nadie. Pero que la oposición sea quien se ocupa de levantar cortinas de humo que tapen los fiascos y fracasos del gobierno, es una lotería que toca a muy pocos gobiernos.

El PSOE ya demostró sobradamente en tiempos de Felipe que es un partido de jetas y corruptos, además de que practica la mentira como arma política sin empacho alguno. Ahora ya hasta han recuperado en el Gobierno a un representante del felipismo más corrupto. Y claro, ya se ha destapado la primera corruptela. Se ha destapado a nivel nacional, pues en Andalucía estas cosas pasaban pero se tapaban con la mayoría absoluta del nepotista régimen chavista. El uso del dinero de todos para beneficio de sus prójimos, o sea, de sus próximos. A Alfonso Guerra el asunto de "mi hemmano" le costó el cargo, y era un asunto menor comparado con lo que ahora se destapa en el de "mi hihja".

En cuanto a la crisis, no hay día que algún miembro del gobierno o del PSOE no mienta descaradamente e intente tomar el pelo a la ciudadanía. Si los informes de los organismos internacionales son desfavorables sobre la situación en España, se dice que no saben de lo que hablan y se quedan tan panchos. Como la crisis no se puede ocultar, pues se le echa la culpa al PP, a Aznar y a Bush, y a correr. Ahora resulta que según la propaganda socialista, la crisis es responsabilidad del PP. "Los que nos metieron en esto no nos va a sacar" según dicen engañando descaradamente e insultando a la inteligencia. Claro que ésta no parece abundar en sus votantes, visto lo visto.

Escriben cartas en donde asustan a los ciudadanos con el cuento de que la derecha va a quitar las pensiones y a convertir en gratis el despido, cuando son ellos los que vaciaron la caja de las pensiones -la primera medida del primer gobierno de Aznar fue solicitar un crédito para poder pagarlas- y aumentado tremendamente el trabajo temporal, convirtiendo de facto en gratis el despido. No hay despido más barato que el no renovar un contrato temporal. Manejan a su antojo a los sindicatos comprados y usados para intereses políticos y a los trabajadores se les dice que la derecha va contra ellos. Mienten y mienten, pero no de forma esporádica o excepcional, no; lo hacen al más puro estilo marxista, como un arma política, entendiendo como lícita la mentira si así consiguen sus fines.

Pues ante esto, la oposición se dedica a hablar del Falcon. Y el aparato de agitación y propaganda de los socialistas se ha puesto en marcha para aprovechar el asunto y darle la vuelta de forma que no se hable de otra cosa. Ahora resulta que es el PP quien tiene que explicar el uso del Falcon, no Zapatero. Glorioso. El ver a periodistas afamados defendiendo el uso que hace Zapatero del avión para asuntos de partido, basándose en ataques al PP, es de traca. Aunque fuera cierto lo que dicen, es el "y tú más" en vez de dar explicaciones o argumentos que validen la actuación actual. A este paso se convertirá en algo normal el terrorismo de Estado tan sólo porque hubo un Gobierno que lo practicó.

Y es que tenemos un gobierno de mentirosos y caraduras y una oposición de idiotas. Ya son muchas las veces que, cuando tienen al Gobierno contra las cuerdas, son ellos mismos los que ofrecen un asunto que desvíe la atención y baje la presión. Esta vez se han superado pues ha sucedido en lo que parecía un ataque en toda regla a los malos usos del gobierno. Pero ya ven. Así no es que no vayamos a ningún lado, es que a donde vamos es a la mierda. Y los sindicatos defendiendo a Garzón y exigiendo al Supremo que archive la querella porque dicen que los franquistas lo acosan. Yo no he visto a Cebrián acosándole, ni a la familia de la Vicepresidenta, ni a la de Bono, ni a la del exministro de Justicia, no. Los franquistas se dedican a otras cosas, como por ejemplo a mantener vivo el sindicato vertical pero llamándole UGT y CCOO. Y a vivir del cuento y del presupuesto. Acusan al sindicato Manos Limpias de ser de derechas como si ello fuera un crimen y lo único válido fuera ser de izquierdas. Y sinvergüenzas, claro.

Pero ya ven, la oposición mirando al cielo.