domingo, 7 de junio de 2009

Regalo a Europa.

Nuestro regalo a Europa: 175.000 votos de animales favorables a ETA

Lo que más marca estas elecciones, bajo mi punto de vista, es el regreso de ETA al Parlamento Europeo -aunque al final no logren su escaño, tienen unos nada desdeñables votos- gracias al Tribunal Constitucional, que tan sólo por esto ya debería de quedar deslegitimado y despertar en el legislador sed de justicia suficiente como para cambiar las leyes, que permiten que unos cuantos politicastros estén por encima de lo que debería de ser el máximo órgano de la Justicia: el Tribunal Supremo. Pero voy al resto del resultado, tras hacer notar que la participación media de toda Europa en estas elecciones ha batido el record de abstención, con una participación del 43% de media. En España ha sido del 46%, prácticamente la misma que en 2004.

Se dirá que ha sido una victoria del PP, pero a mí no me lo parece, pues esa victoria ha sido irrisoria comparado con el desastre de la gestión de Zapatero. Lo veo más como un fracaso del PSOE pues ha perdido más de 700.000 votos respecto a las últimas europeas, mientras el PP ha ganado tan sólo 200.000. No hay más que ver que en toda Europa el grupo popular ha barrido a los socialistas. Claro que aquí no hay socialistas, hay zapateristas, y no es lo mismo. Y además, subvencionados y con cinco televisiones a su servicio.

En Gran Bretaña, con una televisión como la BBC infinitamente más independiente, el socialismo de Brown ha quedado relegado a la tercera fuerza política, y en Alemania han recibido un soberbio varapalo. El ganador en Europa ha sido indudablemente el grupo popular, pero en España no se pueden lanzar las campanas al vuelo por esta pírrica victoria. Ganar por 3'5 puntos y dos escaños ante una gestión que ha propiciado cuatro millones de parados, no me parece que signifique que se abra un nuevo ciclo, no lo creo. Lo creería si la diferencia hubiera sido de 10 puntos al menos, pero no con esta diferencia que demuestra que el PSOE tiene una base electoral impasible el ademán. Aunque en la Comunidad de Madrid la diferencia a favor del PP es de 13 puntos, lo que debiera de hacer reflexionar al PP, pues es Esperanza Aguirre la líder del PP madrileño y su línea no es ni bien vista ni bien apoyada por esta cúpula gallardonista de Rajoy.

Ahora oiremos a todos celebrando su triunfo, ya verán. Ahora resultará que todos han ganado. Unos porque querrán leer los resultados en clave nacional, otros porque lo harán en clave europea e imputarán al buen tiempo el descenso de sus votos, y no a la gestión de la crisis. Y tienen razón, han ganado un sueldo magnífico todos los que van a ir a Europa a no hacer nada. Los demás no hemos ganado más que otra tomadura de pelo, y además muy cara.

Y desde luego, no le voy a dar la razón al bueno de Jaime Mayor Oreja que ha puesto como protagonista a Rajoy achacando el triunfo a que éste se ha recorrido todos los rincones de España en esta campaña. Yo le diría que si tras este derroche de esfuerzo ésta es toda la diferencia que puede conseguir tras el desastre de gestión del Gobierno, entonces tenemos Zapatero para rato.

Ahora Rajoy dirá que sus últimos éxitos de Galicia y de las europeas -en el País Vasco, si hablan de éxito, mienten- se deben a que sus votantes han dado por buena la línea emprendida por el PP tras su congreso de Valencia. No es cierto, eso no es más que copiar la táctica zapaterista de la mentira y de la falacia. Si fuera cierto, habría barrido. Y ya puede estar dando las gracias de este triunfo entre comillas a Mayor Oreja y a los apoyos que éste ha recibido de María San Gil y Ortega Lara, ambos relegados del actual PP por el que se sintieron traicionados. Aunque tampoco creo que le haya hecho mucha gracia que Mayor Oreja haya dado las gracias públicamente al apoyo prestado por Aznar y Rodrigo Rato.

Si alguien se puede considerar ganador en estas elecciones, es claramente el PP europeo, y a nivel nacional, el PP de Esperanza Aguirre. Rajoy haría bien en no celebrarlo demasiado por mucho que los analistas intenten pintarle de colores el resultado. Es el PSOE quien ha perdido votos; es un voto de castigo al Gobierno y a Zapatero en todo caso, no un éxito del PP, que no ha obtenido un incremento considerable de votos con la que está cayendo. Así que menos bombo.