miércoles, 3 de junio de 2009

La mafia izquierda

Corporativismo totalitario a base de mentiras.., y gordas.

Los sindicatos políticos actúan como una mafia a favor de Zapatero y contra la libertad de información. Estos sindicatos no defienden más que a sus liberados -se habla de 200.000* nada más y nada menos- y a los trabajadores de la élite y privilegiados. Se centran en utilizar a estos últimos para chantajear a las Administraciones Públicas -los funcionarios tienen un status laboral que ya quisieran muchos- gestionadas por quienes no son de su mafia. Están usando descaradamente de su función sindical para jugar en el terreno político a cambio de jugosas prebendas.

Y mientras, los zapateristas usan de los bienes públicos para sus interese particulares y de partido. Ante la denuncia del uso del Falcon incluso hasta para llevar de pasajero al candidato socialista López Aguilar -que no forma parte del Gobierno-, se responde acusando a Aznar de usar escolta de seguridad, como ha hecho Blanco; y ante el evidente escándalo -pues es la primera vez que se hace, y no sólo en España- sale Pajín diciendo que el PP no debía haber sacado el asunto de la seguridad en las elecciones. ¿Pero de qué narices habla esta mentirosa y agitadora profesional?

Nadie ha puesto en duda -ni el PP ni nadie- que Zapatero y el Gobierno tengan toda la seguridad que haga falta, y más. De lo que se ha hablado es del uso de medios públicos para intereses privados. El Presidente no es candidato, y si quiere ir a un mitin de su partido lo hace como Secretario General del mismo, no como Presidente de todos. Por lo tanto, si hace falta que use un avión militar -y a mí así me lo parece-, que lo pague su partido. Pero eso de que la Vicepresidenta use el Falcon para llevar a López Aguilar, candidato de su partido, a un mitin, ya es de escándalo. Lo que sí pongo en duda es que el Presidente dedique tanto tiempo a mítines de partido en vez de a gobernar, que es por lo que le pagamos; aunque quizás es mejor que dedique incluso menos tiempo a las tareas de gobierno a la vista de los resultados. Y también pongo en duda el que haga falta un Falcon, avión muy grande y caro, cada vez que se desplaza, pues hay otros aviones militares menos ostentosos. Y es que Zapatero se cree Jefe de Estado y De la Vega se debe creer Emperatriz de las Españas.

Más evidencias: Se desvela que Chaves ha usado indebidamente de su cargo para favorecer a empresas en donde trabajan sus familiares y la respuesta es decir que es el hombre más honesto de Andalucía. ¡Ole mi arma! Claro que al poco, quien dijo semejante chorrada -nada menos que Griñán, su sucesor en la Presidencia de la Junta de Andalucía-, ha rectificado y dicho que lo que quería decir es que es el hombre más honesto de entre los socialistas de Andalucía, así que ya saben lo que hay por esas tierras. Así como Zapatero quiere cambiar el sistema productivo por decreto -menuda sandez-, estos sus seguidores declaran la honestidad también por decreto. ¿Recuerden a la Vicepresidenta diciendo que el Gobierno no hace uso indebido de los bienes del Estado, cuando aún estaba caliente el asiento del Falcon que usó López Aguilar para ir a un mitin? Y mientras, los demás hablando del Falcon y olvidando los verdaderos problemas. Es un favor que el PP les ha hecho para que no se hable del escándalo de Chaves.

La izquierda, perdón: esta izquierda zapaterista, actúa como una mafia. Y en ella están integrados, además de los sindicatos políticos, también los artistas de la ceja, que ahora, y por boca de la Ministra de Cultura, se quejan de que se les insulta. Bueno, peor aún, dicen que se insulta a los creadores, a los representantes de la cultura. Pero nada dicen de los insultos que ellos dedicaron a la mitad de los españoles, ni de que eso de auto erigirse en representantes de la cultura no parece muy culto, y menos si quienes lo hacen son más representantes del espectáculo -del espectáculo subvencionado- que de cultura alguna. No es normal que mientras ese grupo está preparando un nuevo apoyo al PSOE -otra idiotez de la ceja que más parece que nos tomen por cejijuntos a todos-, se diga insultado cuando se les dice la verdad: que actúan de forma sectaria, partidista e interesada.

Y es que estos incultos se sienten insultados cuando alguien no opina como ellos. Y si se refieren a los posibles insultos que puedan haber recibido los Bardem, no parece que estemos muy bien culturalmente si se les eleva a la condición de representantes de la cultura, cuando lo que hacen es activismo político. Un actor es un representante del espectáculo, de la farándula, no necesariamente de la cultura; y si se le insulta por su actividad política, no se puede decir que se insulta a los creadores ni a la cultura. Pero claro, es que ellos no hablan para personas cultas, pero por respeto a esas personas, deberían de disimularlo un poquito.

Por no mencionar el constante filtrado de información a los medios amigos, llegando incluso hasta a filtrar los datos secretos sobre la seguridad del anterior presidente a la SER, la radio amiga. Y no importa que incluso la justicia diga que esos medios mienten, el caso es soltar lo que interesa, que algo queda; y tratándose de los votantes del PSOE, queda todo menos la verdad. Por eso se explica que no estén partiéndose de la risa después de oír a Leire Pajín diciendo que la presidencia de Zapatero en la UE será un acontecimiento histórico, y además poniéndolo a la altura de la presidencia de Obama. Aunque es posible que sea así y que el que un inepto llegue a esa cima sea un acontecimiento histórico mayor que el que un negro presida EEUU. Tampoco se ríen cuando se ha dicho que pertenecemos al G20 o al G8 presentándolo como mérito de Zapatero, cuando quizás su único mérito ha sido no abrir la boca en esas reuniones. Y por cierto, para los despistados: no pertenecemos a ninguno de esos grupos, por mucho que mienta López Aguilar y Moratinos ande diciendo que hemos vuelto al gobierno mundial.

Y como todo eso hay quienes lo dicen y lo critican, pues los sindicatos andan en la labor de impedir que lo digan, por lo que están como locos para acallar las críticas a su mecenas. En cualquier caso, este tipo de actitudes responde más a un corporativismo que trata de imponerse a los demás para seguir beneficiándose del dinero de todos. Una mafia. Y pocos se atreven a plantarles cara. Aunque alguno hay; y si no, vean este vídeo del editorial de anoche de Herman Tertsch en Telemadrid, ente descaradamente asediado por los sindicatos políticos por causas absolutamente ajenas a asuntos laborales.



(*) El año pasado sólo en la Administración de la Comunidad de Madrid había un 114% más de los que permite la ley.