sábado, 6 de junio de 2009

Mentiras, mentiras y, para acabar, más mentiras.

De la Vega no lo puede remediar y no dice una verdad así la maten.

Ayer, tras el Consejo de Ministros, aprovechó para dar su habitual mitin semanal, aunque ella dice que jamás usa esa plataforma para hablar mal de la oposición. Claro que también decía que era mentira que hubiera dado un mitin a los niños de un colegio, y miren esto, ¿recuerdan? Bueno, vamos a lo de ayer insistiendo en la imbecilidad de intentar equiparar a Obama con Zapatero, que ya tiene bemoles la cosa, pero ya vemos que hasta a acontecimiento planetario quieren elevar a su amadísimo y adorado líder. Vean.



Miente. Miente de forma estrepitosa y además insulta a quienes no estamos abducidos por el encuentro en 3ª fase con Zapatero. ¿Cómo se puede tener la caradura de decir lo de que ahora ya no se arreglan las cosas con bombas cuando tenemos soldados muriendo en guerras que lidera precisamente Obama? Y es que para estos analfabetos funcionales e incapaces intelectuales la única guerra que en el mundo ha sido es la de Irak. Pero la de Irak con Bush hijo, porque a la de Irak con Bush padre también fuimos enviados por un gobierno socialista y cuando la mili era obligatoria. O lo que es lo mismo, la única guerra de toda la galaxia a la que dicen que hemos ido es precisamente a la que no hemos ido, pues en absoluto fuimos a esa guerra. Cuando estábamos allí estábamos tras la guerra e intentando ayudar a reconstruir Irak, y estos falsos nos sacaron de allí corriendo justo antes de que la ONU pidiera a todos los países que fueran a ayudar. Recordemos que Zapatero dijo que haría regresar a los soldados si antes de agosto la ONU no había dicho algo; cuando supo que lo diría en junio, corrió a adelantarse y hacernos quedar como quedamos.

Pero aunque no fuera así, es intolerable que un gobierno que es el que más tropas españolas ha mandado jamás a guerras en el exterior, hable de que ahora las cosas no se arreglan con bombas. ¿Entonces nuestros soldados de qué mueren, de risa? Un respeto, señora, a quienes se juegan la vida por cumplir las órdenes del gobierno del que usted es parte. Que bastante desgracia tenemos ya.

Claro que mintiendo está en lo suyo, a sus anchas, e incluso se enfada cuando alguien pone en duda algo de lo que dice. Su principal argumento es el porque sí, porque lo digo yo; así, si a alguien del Gobierno se le pilla con el carrito del helado, o sea utilizando los bienes públicos para sus intereses particulares, entonces sale muy ofendida y enérgicamente dice que este Gobierno es austero, honesto y no hace eso, y se queda tan fresca. Pero si lo que hay que hacer es hablar de datos económicos en serio, entonces véanla ustedes:




¿Conviencente, no? Pues es lo que tenemos.