martes, 23 de noviembre de 2010

Irish Cofee

El presidente José Luis Rodríguez Zapatero ha asegurado este mismo lunes ante la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, reunida en Madrid, que España no está en la misma situación que Irlanda, que ha tenido que pedir el rescate a la UE. Según el análisis de Zapatero, el problema de Irlanda ha sido su gran endeudamiento privado, que ha dañado a los bancos, lo que, a su vez, ha repercutido en la desconfianza de los mercados.
A su juicio, esa situación no es comparable a la de España, cuyo sistema financiero ha demostrado su resistencia, certificada hace unos meses por los llamados "test de estrés", gracias al control y a la regulación del Banco de España. Además, el sector público español tiene, según su interpretación, una deuda 20 puntos por debajo de la media europea y un déficit público "perfectamente reconducible" en los próximos ejercicios, a fin de alcanzar el 3 por ciento en el 2013. (Agencias)

Ahora sí que aumenta mi preocupación. La posibilidad de que sigamos el camino de Irlanda ya es casi una certeza. La salud del sistema financiero -que incluye a las cajas de ahorro- está maquillada, pero de buena no tiene nada. Si se obligara a reflejar contablemente el valor real de sus activos inmobiliarios, en vez de reflejarse el valor hipotecario que en su día se les dió, ya veríamos cuantas entidades sobrevivirían a ese "test de estrés".

La bolsa española se resintió ayer por la intervención de Irlanda, lo que indica que los inversores no se fían. O lo que es peor, que dan por seguro el contagio. Y lo que es aún peor : también los mercados de deuda dejaron claro que no confiaban en los gobiernos español y portugués.

Así, el diferencial entre el bono español y el alemán subió ayer tarde a 207 puntos básicos, al aumentar la presión sobre la deuda española después de que Irlanda aceptara el rescate financiero internacional, según datos del mercado y expertos consultados. Es decir, que al ser rescatada Irlanda, su deuda pasa a ser más segura, por lo que los inversores abandonan otros activos que no les ofrecen este respaldo. Y los bonos españoles y portugueses han sido los primeros en sufrir este nuevo escenario.

Por lo que habrá que buscárselas cada uno por su cuenta, porque esto aún no ha tocado fondo. Eso de un sueldo fijo ya no es ni suficiente ni garantía. Es momento de ponerse a buscar la forma de ganarse el pan con el sudor de la frente de cada uno. El sudor de las empresas o de la administración no va a ser suficiente para asegurar ese necesario pan de cada día.

A lo mejor lo tendremos que sustituir por un café irlandés.