lunes, 2 de mayo de 2011

Ben Laden eliminado.

Obama el bárbaro.

¿Pues no va y se carga al terrorista Ben Laden, antiguo amigo de EEUU reconvertido en su peor enemigo? En vez de reintegrarlo, lo liquida. En vez de reeducarlo y darle la oportunidad de entrar en política, lo asesina. Va el tío y se venga en nombre de los muertos que ese animal ha producido. ¡Qué bárbaro! Claro que lo ha hecho legalmente, en uso de los poderes que le otorgó el Congreso. Pero ya se sabe que aquello es el símbolo del imperialismo facha... 

El anterior párrafo hubiera sido una lógica reacción de nuestra izquierda, tradicionalmente anti EEUU. Pero hete aquí que a nuestros preclaros socialistas se les ocurre agradecérselo. Dicen que Obama ha hecho justicia a las víctimas de aquel 11-M en Atocha. Hasta el Tribunal Supremo dijo en su sentencia que Al Qaeda no estaba tras esos atentados, pero da igual. Ellos decideron que había que decir que había sido Ben Laden para así responsabilizar a Aznar por haberlo cabreado llevando soldados a ayudar a reconstruir Irak. Con eso consiguieron ganar unas elecciones llamando mentiroso al gobierno de entonces, así que hay que aprovechar ahora que vienen otras elecciones en las que se juegan quedarse sin sueldo.

Por eso ahora les toca aplaudir que se haya aplicado la pena de muerte a un terrorista, al tiempo que trapichean para que aquí otros terroristas vivan de la política o se escapen de la justicia. El paripé va bien. El Supremo ha dado la razón al Gobierno y ha prohibido las candidaturas de Bildu o como coño se llame la formación de los etarras que quieren gobernar en los ayuntamientos. Pero no es más que una pose, pues el Constitucional se ocupará de que se puedan presentar a esas elecciones y darle la razón al PSOE. Es lo pactado.

La constatación de que no vivimos en una democracia es precisamente el que un tribunal político se haya elevado a la cúspide del Poder Judicial, cuando pertenece al Poder Político. Sus jueces ni siquiera tienen que ser jueces de carrera, tan sólo ser elegidos por el Poder Político.

Hoy he podido escuchar, de boca de un aclamado periodista catalán, que si el Constitucional puede enmendar la plana al Congreso, también puede enmendar una sentencia del Supremo. Está claro que en la conciencia colectiva ya no hay división de poderes, y eso es la muerte de la democracia. Y se acepta tranquilamente. Un tribunal político está para enmendar las leyes que emanan del Poder Político, no para corregir las sentencias del Tribunal Supremo, máximo órgano judicial. Esto último es someter el Poder Judicial al político.

Pero da igual, aquí todo da igual con tal de vivir del cuento. Los políticos han hecho un sistema a su medida, a su servicio, no al servicio de la sociedad a la que deben servir. Y por ello pasan estas cosas.

Así tenemos al Gobierno diciendo que ellos han hecho todo lo posible para que la ETA no esté en las elecciones, mientras han hecho todo lo posible para que unos políticos nombrados por su partido decidan tumbar la sentencia judicial que lo impide. Luego dirán que ellos no han sido, que ha sido el Constitucional. Tal como ahora se llenan la boca diciendo que respetan la sentencia, luego se la volverán a llenar diciendo respetar el fallo contrario. Y los de ETA en las instituciones. Cosa que no es nueva, pues ya llevan años en ellas gracias a que este Gobierno no aplicó la ley para que no estuvieran.

Es una pena que el bárbaro Obama, el vengador justiciero Obama, no venga aquí a hacer la misma justicia que estos socialistas -la portavoz Elena Valenciano la primera- aplauden cuando ha ajusticiado -asesinado- a un terrorista. Recordemos que aquí otro gobierno de su partido intentó ajusticiar a terroristas, y lo hizo, pero de forma ilegal con el GAL. Yo le diría a esa Elena Valenciano que pida a Zapatero que haga la misma justicia que aplaude a Obama, y que sin llegar a cargarse a los hijos de puta de la ETA -pues eso es ilegal aquí-, al menos no les permita vivir de nuestro dinero. Y que deje de sentarse con ellos a discutir de política, pues eso hace que esa política apeste y se haga legítimo pedir que desaparezca. Esa polítca y quienes la hacen.

Y me pregunto si el hecho de que ahora se sigan sentando con esos hijos de puta, no será un pago por haber intentado cargárselos ilegalmente. Entre otras cosas.