miércoles, 31 de agosto de 2011

Rosa Díez: al pan, pan...

Una implacable e impecable reprimenda.


No discute la necesidad del control del gasto, ni la urgencia para tranquilizar a los mercados. Pero tira de la manta de Zapatero, de la colcha de Rajoy y hasta del pareo de Soraya,  para dejar las vergüenzas de la partitocracia al aire. Esta señora de la política, sin pelos en la lengua y con un arrollador sentido común, es un ejemplo a seguir desde la ideología que sea. La política sería otra cosa.