miércoles, 20 de mayo de 2015

Monjas a la carrera.., electoral.



Muy lógico que los amantes de la vida contemplativa, estos a los que les encanta vivir de los demás sin dar palo al agua, sean los elegidos por quienes pretenden vivir de lo de todos, incluso quitándonos lo que es de todos, tan sólo por que ellos quieren.

Y sin contar con nadie más que con ellos. Eso es democracia a su medida, tal como esta monja profesa a su medida unos votos que se supone la obligan en obediencia. Si no acepta eso, que abandone esa iglesia que le reconviene y se quede con los que le conviene. Pero no, ella está a todo: a la clausura y a la exposición pública, a la oración y al robo del derecho democrático de todos a decidir sobre lo de todos.

Lo de Mas "acusando" al Estado español, es lo de siempre; una muestra de la esquizofrenia política que le impide ver que él mismo preside una Institución de dicho Estado.

En fin, entre locos anda el juego. Pero los locos con poder son peligrosos, no hay más que repasar la Historia.