lunes, 22 de junio de 2015

La industria greco estratégica.

Grecia sabe que su posición geoestratégica es determinante y muy valiosa para la OTAN, o sea EEUU y Europa. Su posible alianza con Rusia y consecuente alejamiento de la UE tendría graves consecuencias en el equilibrio de fuerzas en zonas muy sensibles y expuestas. 

Quedarse sin su plataforma cercana a zonas en conflicto debilitarían la influencia militar norteamericana y la efectividad de una intervención contra el Estado Islámico; y su alineación con la Rusia de Putin, mafioso por excelencia, una segura fuente de extorsiones y desequilibrios para la economía europea.

Grecia va a convertir su posición geográfica en su nueva industria y habrá que pagarle por contar con ella. Así que, seguirán  haciendo que los demás financiemos sus pocas ganas de vivir de otra cosa que no sea del turismo, de la subvención y del cuento. Como siempre.