domingo, 21 de junio de 2015

Mejor con la bandera.


Bueno, mejor con la bandera. Es un paso. Aunque pueda ser cosmético, me gusta. Ya era hora. Lo que falta ver es si ese "cambio que une" no une sólo a la izquierda y une a todos. 

Hasta ahora, el PSOE, no ha hecho más que dividir y trabajar para que esa división llegue a extremos tremendos de revanchismos ignorantes, de apoyos a nacionalismos disgregadores y de reavivar "memorias" falsas y ya superadas. O que debieran estar superadas, pues todos hicimos un generoso esfuerzo para conseguirlo.

Pero, repito, el PSOE de Zapatero tumbó ese logro y ha hecho que nuevas generaciones que no vivieron aquellos enfrentamientos los protagonicen ahora rememorándolos. Lo tremendo es que rememoran una falacia absolutamente manipulada por un sectarismo sangrante.

Difícil unión cuando él mismo ha negado el pan y la sal a una buena parte de españoles que han votado a un partido contra el que ha azuzado un odio excluyente incomprensible y antidemocrático.