lunes, 6 de julio de 2015

¿De qué se ríen?



La ignorancia populista no tiene límites. Ni su pretenciosa superioridad democrática. Lo de ayer no fue un ejercicio democrático distinto del que tiene lugar en cualquier país europeo cuando celebran las elecciones por las que eligen a quienes toman las decisiones de gobierno.

Y nadie entiende, ni siquiera los griegos, ese júbilo que de momento ha conseguido que todos seamos hoy más pobres que ayer por el descenso del valor del euro. ¿Cómo van a saber lo que celebran si ni siquiera saben lo que votaban?

Y el colmo de la necedad es que desde aquí se les aplauda. ¿Qué se aplaude en realidad? ¿Que Europa se desintegre? ¿Que Grecia la ponga en un brete de tal calibre que nos fuerce a no aceptarla como socia? ¿O celebran que haya dimitido el Ministro griego de Economía? ¿O es que dimite por éxito?

La ignorancia es el peor problema de Europa, no hay nada como eso para poder manipular al pueblo con populismos irracionales dirigidos por incompetentes. Y para que los necios se rían ante una tragedia. Griega, además.