lunes, 10 de agosto de 2015

¿Reforma Constitucional o nueva Constitución?

"La reforma constitucional de Rajoy podría ceder todo el IRPF a las CCAA"


Si en vez de consultar con sus colaboradores lo hiciera con sus bases, o con todos los españoles, seguro que las reformas irían en sentido contrario. Sin solidaridad interterritorial sencillamente no habrá Estado. La razón de la existencia de un Estado es precisamente esa solidaridad. Una federación es federar estados existentes y si a las regiones que intensifican diferencias, se les da consideración de estados no habrá nada que les impida romper esa federación.

Si una Constitución no deja eso claro da igual lo que diga luego. Sería como distribuir derechos y obligaciones entre los vecinos de un edificio que no se llega a construir. Papel mojado.

¿Cómo se va a contribuir a la consolidación europea si no se sabe consolidar el Estado propio? Intentar constituir un Estado para contentar a quienes no quieren que exista, es un suicidio. Es como si una comunidad de vecinos quisiera constituirse y hacer la división horizontal devolviendo su edificio a los montones de ladrillos que lo componen, sólo para llevarle la contraria a los que quieren unificar todo haciendo desaparecer puertas y ventanas.

Y aquí, cada vez que nos hemos acercado al suicidio colectivo, hemos acabado matándonos unos a otros para que sobreviva el cuerpo principal. Y eso no hay Europa que lo pare. Así que cuidado con las cosas del comer.

Cambiar la estructura del Estado para convertirlo en suma de otros Estados, que es lo que sería un Estado Federal, requerirí una nueva Constitución, no una reforma de la existente. Y además, unas Constitución en cada uno de los Estados que se pretenden federar. Claro que una nueva Constitución sería menos complicado que una reforma de la actual, así que a lo mejor por eso se están dejando caer últimamente tal cantidad de disparatadas propuestas.

Ya vale de experimentos sin visión de Estado ni vocación de permanencia. Se acabaron los parches.