viernes, 11 de septiembre de 2015

No corráis que es peor.

Ahora resulta que el Estado Islámico dice que huir a Europa es pecado.

Cuando lo he leído y oído en las noticias no he podido menos que sonreír ante el nivel de ingenuidad al que henos llegado.

El Estado Islámico está bien informado de las corrientes de opinión occidentales y, por supuesto, de lo que pasa en los países petrolíferos del Golfo. Y han detectado que ya hay quienes no se tragan que esa corriente migratoria está formada sólo por gente que busca asilo, sino que está propiciada por ellos para desestabilizar Europa e introducir a simpatizantes o a incluso a algunos de sus miembros. Así como que se dice que el refugio sólo será temporal.

Los países del Golfo ya han dicho que darán dinero pero que no dejarán entrar a los refugiados para que no  generen contaminación política y religiosa en sus dominios, lo que es una clara aceptación de que no los consideran sólo refugiados. Y esos países son musulmanes.

Aquí ya se alzan voces diciendo que nos vamos a gastar en ellos unos recursos que ya hemos recortado para los propios, por lo que para contrarrestar se alega que este refugio sólo será temporal.

Con este cuento de ahora no sólo se disfraza diciendo que condena esa huida para que no se piense que la propicia, sino que cierra las puertas a que los que lleguen puedan regresar algún día. Además, ya me dirán  a quienes de los que huyen de sus harrores les va a frenar que ellos digan que huir es un pecado. Así que estos refugiados lo serán para siempre, no para una temporada. A no ser que se borre de la faz de la tierra a esos bestias fanáticos.