martes, 20 de octubre de 2015

Eperanza Aguirre, la última dama.




Muchos del PP debieran aprender de esta gran señora de la política -odiada por todos, incluso en su partido- que el estar atacando a C's desaforadamente no hace más que demostrar una carencia de propuestas y mucho nerviosismo. Véase desde el minuto 35.

Incluso hasta entiende ese "también" de Rivera y lo disculpa tras exponer que no le gusta, cosa que otros histéricos utilizan para descalificar a quien lo usó como recurso dialéctico para desmontar a Iglesias, cosa que consigue con contundencia. No hay más que ver la cara de Pablo. De hecho, Rivera le dio explicaciones a Alfonso Rojo sobre ese "también", y así lo ha dicho el periodista.

Aguirre expone que el adversario de verdad es el PSOE y reconoce la actitud de C´s de defensa de España en Cataluña, y se duele de que su partido no lo haya hecho igual. Reconocer la realidad y los errores propios es condición indispensable para corregirlos. No parece que su partido esté en ello ni le haga pastelero caso a lo que dice. Así les va.