martes, 13 de octubre de 2015

Giro respecto a Siria.


Parece que después de largas discusiones, Francia se ha quedado sola en su postura de no negociar con el presidente sirio para acabar con el Estado Islámico. Ahora, el resto  ya se plantea contar con Asad para ello.

Esto se debía haber hecho desde el primer momento. La inacción de Europa, dedicada como siempre a discutir si son galgos y podencos, no puede continuar. Mucho menos cuando ya se ve que que se puede quedar fuera de la operación que aniquile al Estado Islámico.

La eficacia de los últimos ataques rusos y sus aliados, incluyendo a Irak, amenaza con dejar fuera de la solución a Europa, más preocupada por combatir a al Asad que al Estado Islámico que nos amenaza a todos. El giro de EEUU era previsible tras el acuerdo con Irán y, desde luego, el incremento de la intervencion rusa no se habría producido sin un acuerdo soterrado entre las dos potencias.

EEUU no se puede permitir más fracasos en la zona, fracasos que por otra parte mucho tienen que ver con la situación actual. La eficacia de la Rusia de Putin en la resolución de la amenaza puede convertirle en el nuevo "guardián" de la zona, lo que alteraría el juego del equilibrio internacional.

Francia pasará por el aro aunque siga quejándose. El disfraz de defensores de la democracia y de la lucha para imponerla en aquella zona ya no cuela. Mucho menos cuando no se hace nada para que florezca en poderosos países con los que se mantienen provechosas relaciones y que son tan dictaduras, o más, que la de Asad.

No se trata pues de defender la democracia sino los intereses de cada cual, que no nos engañen. Y ahora el principal interés de todos es la supervivencia, seriamente amenazada por ese "califato" exterminador de infieles. Luego, ya se verá.