jueves, 1 de octubre de 2015

UPyD obliga al PP a retratarse.

UPyD propone al grupo popular en el Congreso incluir en el orden del día debatir una Ley para regular el uso del español en todo el territorio nacional, que incluye que los topónimos se escriban en castellano o garantizar la enseñanza en la lengua materna.

A ver si es verdad que el PP hace caso a algo que muchos -entre ellos buena parte de sus votantes- llevamos pidiendo desde hace mucho. Ahora ya es un lío buscar una calle en GoogleMaps o en los dispositivos GPS, pues no sabes si está incluída en su base de datos con su nombre en español o en la lengua local.

Lo lógico sería que si se entra en Google en español, todo lo puedas buscar en dicho idioma, y si se entra, por ejemplo, en gallego, lo hagas en ésta. Lo de ahora es un batiburrillo increíble que vuelve locos a personas y empresas que se muevan más allá de los lindes de su región.

Por no hablar del esperpento que supone que en el Senado tengamos traductores para que se entiendan entre sí los senadores que tienen una lengua común y el deber de conocerla. Ese dinero es un derroche innecesario.

Los idiomas son para entenderse, no para reivindicar diferencias, y si no cumplen esa función hay que usar el que la cumpla. Además, el español -castellano en la Constitución- es la lengua de todos, enseñar en las escuelas que es una lengua ajena es un disparate y una mentira.
Las lenguas locales son para enriquecer, no para empobrecer la capacidad de entenderse con otros conciudadanos.

Por cierto, ¿para cuándo el desarrollo legal del Artículo 6º de la Constitución con una Ley de Partidos? Eso de que "el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley" no parece que lo cumplan algunos de los actuales. Y así nos va.