sábado, 14 de noviembre de 2015

Atentados en París.

Francia declara el Estado de Emergencia y cierra las fronteras.

Hasta las narices de quienes no hacen más que decir que no hay que caer en la islamofobia. Ya está bien de imbéciles que si dices que hay que exigir que se adecuen o que no vengan, te llamen racista o islamófobo.

Harto de quienes defienden que puedan seguir con sus burkas y desprecios hacia la mujer. De quienes se preocupan más de que no se dañe la imagen de los musulmanes que de nuestra seguridad.

Pues mira, que se encarguen ellos de cuidar su imagen y de alejarse claramente de quienes perpetran estas masacres. Cuando vea a los musulmanes que residen entre nosotros condenando clara y duramente estos hechos, Cuando los vea manifestarse al menos con la misma virulencia con la que se manifiestan contra Israel, por ejemplo, entonces escucharé a estos buenistas que no hacen más que intentar que miremos para otro lado diciendo que tan sólo son unos pocos.

Yo, de momento, lejos de mezquitas y de babuchas, turbantes, velos y burkas. Quienes se fíen de ellos que se los lleven a sus casas, pero que no se acerquen a la mía. Ni a la de los míos. estamos hablando de supervivencia y en estos casos el buenismo mata.

Aquí hablamos de terrorismo, pero ellos están en guerra. Contra nosotros.