lunes, 18 de abril de 2016

Nueva ronda.., de consultas. Esperemos que no de vinos.


El PSOE no se puede permitir ceder el liderazgo de la izquierda ni de la oposición a Podemos. Si vamos a elecciones es muy posible que eso suceda. Y una vez comprobado que no va a ser posible un Gobierno de Sánchez sin que ello suponga la desaparición del PSOE, además de la imposibilidad de gobernar y de legislar, la única opción que le quedaría al PSOE sería seguir liderando la oposición una vez conseguido evidenciar a sus votantes que ha sido Podemos el culpable de que no hubiera pacto de izquierdas. Y para ello debería de permitir de forma solapada la gran coalición absteniéndose ante un Gobierno PP Ciudadanos. Y ese Gobierno nunca será posible si Rajoy sigue empeñado en no quitarse de en medio. Su particular guerra sucia contra C's ha logrado que estos no lo quieran encabezando el mismo.

Por ello aún cabe la posibilidad de que a última hora se produzca un acuerdo que incluya a los secesionistas y amigos de ETA que permita un efímero e ingobernable gobierno de Sánchez. El peligro es que esto es el único camino que tiene Sánchez para salvarse él mismo aunque suponga un tremendo precio para su partido y para España. Lo que no lo hace descartable a ultimísima hora como pasó en Cataluña. Esto sólo podría evitarse con un pacto PP PSOE donde el PP estuviese dispuesto a lo que fuera. Pero Rajoy no está dispuesto a que ese "lo que sea" implique echarse a un lado.

Si fuéramos a elecciones no creo que el panorama fuera muy distinto pues estoy seguro de algo: si Rajoy dice que ganarán, eso no pasará, tal como ha ido sucediendo elección tras elección durante estos dos últimos años. Y si ese "ganar" se refiriese a hacerlo sumando a C's, ya sabe que o se quita o nada que hacer. A ver si el PP se arriesga a eso.

De momento en el seno de dicho partido ya se mueve la maquinaria para buscar al sucesor de Rajoy, lo que ha desatado una guerra interna a navajazos para impedir que sea Soraya. Y mientras, sus activistas, sin enterarse de nada atacando sin sentido a Rivera y a su partido. De locos.