jueves, 16 de junio de 2016

Buen rollo.


Mucho buen rollito entre PP y Podemos, parece haber. Mucho acuerdo en la preparación del debate a cuatro. De los cuarenta y tantos ataques que lanzó Rajoy en el debate tan sólo tres iban dirigidos a Iglesias. El jefe de campaña del PP, Moragas, amiguísimo de Ferreras, director de publicidad de Podemos in pectore desde la Sexta. Ayllón llevando en coche oficial a Irene Montero, muy bien.

Pero si a Rivera se le ocurre decir que ese buen rollito evidencia el intento del PP de que Podemos suba para poder polarizar el voto e intentar recuperar a sus díscolos con el miedo a que gane la coalición morada, entonces es un político "mezquino" y un "sectario".

Rajoy acusa en el debate a Rivera de haber dicho que alguna vez cobró en negro, cuando no es verdad pues se refirió a que pudo haber pagado en negro, sin IVA, alguna vez, y eso no es mezquindad. Cifuentes acude a un desayuno-mítin del candidato de Ciudadanos, los del PP se revuelven y enfadan, pero eso no es sectarismo. No, el mezquino y sectario sólo es Rivera, por lo visto.

Estos son los principios del PP actual, lo que no sería extraño que le lleve a sus finales. La hipocresía se da por descontada en política, pero todo tiene sus límites.