viernes, 1 de julio de 2016

Más analizar y menos insultar.


A mis estimados hooligans del PP que hasta insultan a Rivera por no querer a Rajoy de Presidente:

Primero, casi ocho millones no son la mayoría de los españoles, son tan sólo la minoría mayoritaria. Segundo, tres millones de votantes han votado a Rivera sabiendo que no quiere a Rajoy en el gobierno, por lo tanto él no hace más que mantener lo que dijo. Tercero, en España no hay elecciones presidencialistas, luego son los representantes electos quienes eligen al Presidente, no los votantes.

Por lo tanto, es absolutamente legítimo exigir lo que se estime oportuno a cambio de un apoyo parlamentario. Y si bien mi opinión es que no debería mantener ese veto, no lo opino porque apoye a Rajoy, que no es el caso, sino porque creo que no es momento de anteponer los sillones a las acciones, y que si no se ha ganado hay que aceptar que no se puede lograr todo lo prometido. Además, así marcaría la diferencia con el PP marianista, que sí lo hace, pues antepone el sillón de Rajoy a cualquier consideración. Ahí están negociando con los nacionalistas para lograrlo.

La pérdida de esos ocho diputados de C's se debe a perder 300.000 votos respecto a una legislatura fallida, la pérdida de la mayoría absoluta de Rajoy se debe a la pérdida de tres millones desde la anterior legislatura útil. No ha ganado Rajoy sino el miedo, y el que el populismo haya bajado se debe a que un millón de los votantes que tuvieron han dejado de apoyarlo. Y si el PP logra formar gobierno con Rajoy, en vez de uno de coalición, tengo claro que éste será efímero; bien porque no se pueda acabar la legislatura, bien porque Rajoy dimita y deje paso a otro del PP para que ocupe la Presidencia del Gobierno. Así que menos triunfalismos y más análisis, que en política se paga muy caro la soberbia.