viernes, 29 de julio de 2016

Contemplando prohibiciones.


“La Constitución contempla unas posibilidades, otras no las contempla y por tanto no las prohíbe”, ha dicho Maíllo, vicesecretario de Organización del PP, en la Cadena SER para justificar una posible incomparecencia de Rajoy a la sesión de investidura.

Vamos a ver, si la Constitución dice cómo hay que hacer algo y define el procedimiento, no tiene porqué decir que prohíbe hacerlo de otra forma o no hacerlo. Ese tipo de argumento es el mismo que usan quienes quieren romper España y me parece absolutamente irresponsable que lo use el partido que soporta a quien pretende formar gobierno. Además de definirlo como muy poco fiable, ¿con qué autoridad moral pueden exigir a otros que cumplan la Constitución si ellos la manipulan para saltársela según convenga?.

Y añade: "La obsesión por la investidura es enfermiza. Todos parece que tienen la intención de que Rajoy vaya a la investidura pero previamente habrá que sentarse a negociar". Claro que todos tienen la intención de que Rajoy vaya a la investidura, empezando por el Rey que se lo ha encargado, ¿acaso el PP no? ¿Para qué acepta el encargo del Rey para presentarse a la investidura si no tiene intención de ir? ¿Nos toman el pelo?

Ya está bien de poner a Rajoy por encima de cualquier cosa; nadie está por encima de la Constitución ni del interés general, que ya vale con la matraca.